La ventana

Luis Carlos Peris

El toreo es cultura, sí, pero bajo vigilancia

PARECE más de lo que es, mucho más. La reunión de las principales figuras del escalafón de toreros con la ministra tiene una cara de paripé indiscutible, pues mientras los toreros se muestran satisfechísimos del acto, a la ministra sólo le ha faltado exigirles que entren por la puerta de atrás y con nocturnidad. Desde el momento en que Sinde deja caer que los toros no están prohibidos en Cataluña, su posición resulta mosqueante. Claro que no están prohibidos, carnes mías, pero eso es todavía, que, si el cielo no lo remedia, a la corrida le queda en Barcelona un par de telediarios. Por otro lado y viendo lo que se ve, ¿será bueno que los guardias dejen de vigilar la fiesta? Soy de los que piensan que el toreo es cultura, pero pesimista en cuanto a la actitud de los taurinos cuando dejen Interior y los guardias se queden sin competencias para que el personal no campe a sus anchas y la corrida derive a pantomima.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios