Azul Klein

Charo Ramos

chramos@grupojoly.com

El traslado del museo

La mudanza de los fondos del Arqueológico al Centro Logístico de la Rinconada es un reto apasionante

Mudarse es estresante. La literatura científica aún no ha aclarado por qué conlleva tanto desequilibrio emocional (por detrás del duelo o la pérdida laboral) pero meter el pasado en cajas, y cambiar de entorno, ciudad o código postal, puede acarrear un gran sufrimiento. Y si lo que se traslada es un museo completo como el Arqueológico, con un millón de registros, sin duda hay que hacer acopio de recursos emocionales y no sólo materiales para salir airosos del reto.

Por fortuna, ese malestar se disipa cuando se visita el Centro Logístico del Patrimonio Cultural de Andalucía en San José de la Rinconada. Es cierto que sólo se ha trasladado aquí un 4% del total de los fondos que permanecen en la Plaza de América, y que cuesta creer que con la que está cayendo llegarán en los plazos acordados los 23 millones que el Estado debe aportar para la reforma integral, pero la sensación de que se hacen las cosas con calidad y garantías prevalece. Representantes del Ministerio de Cultura visitaron el mes pasado estas antiguas naves de tabaco reconvertidas en complejo científico y dieron el visto bueno a los pormenores de un traslado como no se ha hecho nunca otro en esta ciudad.

La evacuación de las colecciones del Arqueológico estaba prevista en el plan museológico pero no cómo habría de hacerse, que era una de las asignaturas pendientes. Al atrasarse tanto el proyecto y reactivarse en 2018, diez años después, se ha podido afrontar con mayor solvencia y nuevos protocolos la cuestión de la mudanza, como prueban el sistema de información Clío que registra todos los bienes culturales y geolocaliza sus movimientos, o los contenedores diseñados con modernos materiales para transportar y almacenar las piezas más delicadas que, como en el caso de los sarcófagos de plomo de la necrópolis de la Vegueta de Itálica, responden a investigaciones sobre la conservación de estas piezas.

Por eso el Centro Logístico está llamado a ser mucho más que un gran almacén: un complejo científico y un impulso para la restauración y la investigación, que debe reactivarse cuanto antes. El grueso del traslado del Arqueológico se llevará a cabo entre diciembre de este año y febrero de 2022. Saldrán tres camiones diarios desde la Plaza de América durante tres meses. En total, 150 viajes. Ante tamaña mudanza no es de extrañar la preocupación que en el último año ha agobiado a los voluntarios de este museo, un colectivo fiel y entregado con muchos mayores de 70 años en sus filas que, para colmo, ha tenido que hacer frente a la pandemia. "Nos imaginábamos una naves industriales y no estos espacios tan cualificados", le dijeron tras la visita a San José de la Rinconada a la directora del museo, Marisol Gil de los Reyes. Y si ellos respiraron tranquilos es que no vamos por mal camino.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios