Crónica personal

Pilar / cernuda

r ubalcaba se tambalea

NO le van bien las cosas a Rubalcaba como secretario general del PSOE, no acaba de despegar a pesar del desapego generalizado hacia un Gobierno que ha impuesto medidas muy duras, y a pesar de que el PP sufre un brutal deterioro de imagen por el escándalo que han provocado los papeles de Bárcenas y por la pésima gestión con que el partido ha abordado las acusaciones de corrupción.

En el año que lleva como máximo dirigente socialista, Rubalcaba no ha logrado ni un solo éxito que hiciera pensar que su liderazgo era incuestionable y, en pocos días, ese liderazgo se ha venido abajo, o casi, con varios asuntos que le han pegado de lleno: la rebelión del PSC en asuntos cruciales como la consulta independentista o la abdicación del Rey, la rebelión de Patxi Vázquez en Galicia con su propuesta de elegir a través de primarias al próximo secretario regional del partido con independencia de lo que había planificado la dirección nacional y, por último, la rebelión de los socialistas de Ponferrada y de un sector de los socialistas leoneses, que se niegan a que dimita el recién elegido alcalde de esa ciudad gracias al voto de un concejal condenado por acoso sexual. El acosador ha dimitido, tal como había acordado con los socialistas antes de la votación, pero el alcalde, de momento, se niega a seguir las indicaciones de Rubalcaba.

Parecía imposible, pero Rubalcaba está haciendo bueno a Zapatero como secretario general del partido, entre otras razones porque el ex presidente contaba con un equipo más sólido, que llevaba con mano firme José Blanco. Zapatero, cuando Maragall se resistió a cesar a Carod como conseller en cap tras su entrevista con ETA, no dudó en coger el teléfono y decirle al presidente catalán que, si no accedía al cese, el PSOE rompía relaciones con el PSC. Mano de santo, Carod no duró un minuto más en el Gobierno. Y cuando a Zapatero se le propuso hacerse con la Alcaldía de Ponferrada con los votos del concejal acosador, se negó de forma tajante.

Rubalcaba se ha equivocado con el equipo, se ha equivocado al no imponer su autoridad desde el primer día, se ha equivocado al prescindir de personas de gran trayectoria en el PSOE y se ha equivocado en la estrategia de oposición. Su única opción para sumar votos es que continúe el deterioro del PP, pero hasta ahora no ha arañado uno solo a pesar de que la calle está encendida contra las políticas de ajuste del Gobierno. Y encima, dentro del PSOE las voces críticas al secretario general se han convertido en un grito que exige cambio.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios