Las dos orillas

José Joaquín León

La última parodia de ETA

NO es una mala noticia, pero ésta no es la noticia. Lo dijo el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al valorar el comunicado en el que ETA anuncia "un alto el fuego permanente, general y verificable". Esos encapuchados con boina, que aparecen en el vídeo, han defraudado. Se esperaba de ellos que tuvieran el valor de anunciar que el terrorismo se acababa en el País Vasco y el resto de España, que entregaban las armas inútiles y pedían perdón a las víctimas. Pero lo único que hicieron fue una parodia más de ETA. Se comportaron como un mal cuarteto (de tres) en el Carnaval de Cádiz. Parecían Pakito el terrorista y dos que se las dan de artistas. Sin gracia, sin ideas, con un repertorio que nos suena a otros anteriores, y con un disfraz más cutre que ellos mismos. Telonazo a estos penitentes con boinas, que han dejado las cruces en las tumbas de sus víctimas. Que se vayan a su pueblo y no vuelvan.

¿Volverán? En el comunicado hablan de un alto el fuego permanente, que es lo mismo que dijeron en 2006, ya en tiempos de Zapatero. Desde entonces han asesinado a 12 personas, empezando por dos ecuatorianos a los que mataron nueve meses después de su alto el fuego. Antes le habían declarado otra tregua al Gobierno de Aznar, en 1998, días después de que se firmara el pacto de Lizarra. Duró 14 meses y no sirvió para nada. Bueno, a ellos siempre les ha servido para rearmarse y planificar más crímenes.

Es cierto que esta vez puede ser diferente. ETA ya no es útil para nadie. ETA es un estorbo para todos. Su entorno de Batasuna, que en otros tiempos se benefició del chantaje de la dictadura del terror, se ha dado cuenta de que sin ETA podrían jugar a la política, pero que con los asesinos matando estarán condenados a la marginalidad eterna. Los propios terroristas, los presos de las cárceles, los que fiaron el sueño de una Euskadi independiente a lo que llamaban "la lucha armada", se han dado cuenta de que la muerte procedente de sus pistolas y coches bombas ha matado a muchos inocentes, pero también ha arruinado sus vidas. La conclusión no podía ser otra: ahora ETA sobra, ahora se pone la piel de cordero donde antes estaba el lobo vasco, y dice que busca el diálogo y las formas democráticas para resolver "el conflicto". Ese conflicto que ellos han creado.

"Insuficiente". Eso es lo que dijo ayer todo el mundo. A nadie le ha convencido esta parodia grotesca y de mal gusto, que no aporta nada, que hiere como una burla macabra y sin gracia. Pakito el terrorista y sus colegas encapuchados creyeron que darían un pelotazo, que hoy en su pueblo sólo se hablaría de su éxito. Y ya han visto que los echan a los leones de la indiferencia.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios