La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Y con todos ustedes, he ahí la cuesta

Después de casi un mes de luminarias y rosas, tras un ir y venir de riadas humanas por el centro de la ciudad en busca de no se sabe qué y en plena resaca de la más esperanzadora Cabalgata de Reyes que se recuerda, la cruda realidad. Con todos ustedes, señoras y caballeros, la dura prueba de la pendiente más empinada que registra la orografía española, la temible cuesta de enero. Tras el día de las devoluciones de prendas que no nos quedaban bien y las reclamaciones por el robot que no funciona o por ese barco pirata al que le faltan corsarios, la cuesta de enero asoma su patita por debajo de la puerta. Y no hace como hizo el lobo, que necesitó enharinársela para embaucar a sus víctimas, no. La cuesta de enero se aparece de pronto, sin maquillar, con toda esa crudeza que en muchísimos casos conlleva una considerable carga de dramatismo y de incertidumbre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios