La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Como vampiros buscando sangre

Cada tiempo crea sus propios demonios y no sabemos qué formas adoptarán los que los nuestros están incubando

Por qué pactar con Vox o apoyarse en él es un atentado antidemocrático y hacerlo con Unidas Podemos, Bildu o ERC es el no va más del progreso y la democracia? Tanto monta monta tanto Vox como Unidas Podemos, en la medida en que son partidos populistas alimentados por la crisis, el cabreo, el miedo y la desafección hacia los llamados partidos tradicionales. Ya veremos si han venido para quedarse. Espero que no, y que se evaporen si cesan las causas que los han alimentado. Porque no es bueno que España y Europa se escoren hacia posiciones extremistas y enfrentadas. Ya pasó en los años 20 y 30, y tuvo las consecuencias que tuvo. También hubo un rebrote en los 70 -los años de plomo de ETA, Grapo, IRA, Fracción del Ejército Rojo, Brigadas Rojas, Orden Nuevo, Núcleos Armados Revolucionarios- con su siniestra secuela de muertes.

La historia nunca se repite, ni tan siquiera como farsa. No comparo las situaciones de los años 30 y 70 con el presente. Cada tiempo crea sus propios demonios y no sabemos qué formas adoptarán los que los nuestros están incubando. ¿Será una Europa devuelta a sus demonios totalitarios ahora invocados por las nuevas derechas e izquierdas populistas y nacionalistas? ¿Será el nacionalismo independentista -que entre nosotros se llama PNV, Bildu, ERC o JxCat- fomentando la disgregación y la xenofobia, como hace el artículo 7 de la propuesta del nuevo estatuto vasco gestado por PNV y Podemos al distinguir entre "ciudadanos" y "nacionales vascos"? ¿Será el yihadismo durmiente entre nosotros, como uno de nosotros, que despierta de vez en cuando para asestar un golpe mortal, como ayer en Londres? ¿Será la caída demográfica de Europa -con España en el furgón de cola- y el desbordamiento de África (Stephen Smith, La huida hacia Europa: "En 30 años habrá en Europa entre 150 y 200 millones de africanos... Una presión migratoria de esta magnitud la someterá a una prueba sin precedentes, a riesgo de consumar la fractura entre sus élites cosmopolitas y sus populismos nativistas… El Estado del bienestar sin fronteras es una ilusión en ruinas. El egoísmo nacionalista y la candidez humanitaria son igual de peligrosos")? Lo seguro es que los nacionalismos, aliados con los populismos de derecha e izquierda, no ofrecen estabilidad democrática ni a la España ni a la Europa del siglo XXI. Son despojos del XX que sobreviven como vampiros en busca de sangre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios