La ciudad y los días

Carlos Colón

A ver si por una vez aciertan

DIJERON que no había crisis. Y un año después El País (no La Razón, ni Abc, ni El Mundo) titulaba el pasado viernes: "España queda fuera del optimismo internacional sobre la recuperación"; añadiendo: "En los últimos meses han empezado a surgir los primeros destellos de optimismo: primero con timidez (…) y progresivamente con mayor atrevimiento. Ese cambio de tendencia culminó ayer con un buen puñado de noticias positivas que anuncian, por lo menos, un cambio de estado de ánimo en la economía global del que España apenas participa… El Banco Central Europeo (BCE) y la OCDE revisaron al alza el crecimiento de la Eurozona, aunque el organismo que agrupa a los países ricos avisó de que España estará en el furgón de cola de la recuperación… La salida de la crisis será lenta en toda Europa; pero aún mucho más lenta (hasta un año de retraso) en el caso de la economía española...".

Dijeron que la de Afganistán era una misión de paz, no de guerra; y poco faltó para que mandaran a los militares con claveles en los fusiles y margaritas en el pelo. Y ahora, tras sufrir las tropas españolas tres ataques en los últimos días con el resultado de un sargento herido y trece talibanes muertos, piensan incrementar la presencia militar en un 20 ó un 50%; y la ministra de Defensa reconoce que "ésta es la misión más dura, más compleja y más arriesgada que España está llevando a cabo". Así es: el escenario afgano es durísimo, como bien saben los ingleses tras perder allí dos guerras (la primera entre 1839 y 1842, la segunda entre 1878 y 1879) y los soviéticos que, un siglo después, provocaron y sufrieron la guerra soviético-afgana entre 1979 y 1989.

Ahora dicen que la epidemia de gripe A no es tan amenazadora como el miedo hace creer. Y de momento tienen razón, como bien escribía ayer mi siempre sensato compañero de página José Aguilar: "No hay razón para el alarmismo. Al contrario, hay razones para preocuparse por esta epidemia de miedo… Más aún cuando las autoridades sanitarias, unidas por una vez, están trabajando bien, previniendo mejor e informando como nunca". Lo único que debe darnos miedo es que, hasta ahora, todo haya sucedido al revés de lo que el Gobierno ha anunciado. Esperemos que no sea así en esta ocasión, y que por una vez los hechos den la razón a su optimismo estratégico (por cierto: no dejen de leer el artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique sobre las empresas cárnicas responsables de "las zahúrdas industriales" que son "bombas de tiempo listas para desencadenar epidemias mundiales" y los intereses de las corporaciones farmacéuticas).

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios