así nos va

Ángela García Monzón

El verano de las gafas de espejo

HABLAR con alguien y estar reflejado en sus gafas de sol. No hay nada más bizarro. Te ves deforme, con cara de tonto y no sabes si la persona te está mirando, está atendiendo a tu conversación o se encuentra absorto en descifrar la cuadratura del círculo. Que levante la mano al que no le haya pasado este verano al menos una vez. Habrá pocos afortunados, y es que estos meses pasados la tendencia de las gafas con cristal espejado ha alcanzado el punto más alto en el gráfico del éxito. Cuando hasta los vendedores ambulantes que recorren la playa durante toda la jornada ofrecen un producto, es que oficialmente una tendencia ha llegado a la fase de conocimiento público total, y ahí precisamente es cuando comienza (aunque suene drástico) su muerte. ¡Amantes de las miradas reflectantes, que no cunda el pánico! No es una muerte súbita; significa que para aquellos que dictan las tendencias, las gafas espejo ya no tienen interés, y andan buscando el siguiente objeto de deseo, esa pieza que todo el mundo querrá aunque todavía no lo sepa.

Se admiten apuestas para adivinar qué sustituirá el año que viene a las gafas de espejo, los bikinis de flecos y las cestas trenzadas (otros dos omnipresentes en las playas). O quizá en este caso la tendencia se alargue y en 2014 sea imposible pisar la playa sin acabar deslumbrado de tanto destello multicolor. Lo ideal sería que los sustitutos que se subieran en el podio fueran cosas que, además de ser cool, in, fashion, y todos los anglicismos que se aplican en esto de la moda (como si el castellano no fuera lo suficientemente rico en vocabulario) tuvieran algo de sentido, aunque solo fuera un poco. Pantalones con más tamaño que ropa interior, camisetas que tapen la tripa (o el exceso de ella) o faldas menos ceñidas con las que no haga falta untarse en aceite para poder entrar en ellas. Y, pensándolo bien, las gafas de espejo pueden quedarse. Hay conversaciones que invitan a abstraerse en la cuadratura del círculo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios