Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el vértigo del cierre del mercado

En enero, ese entorno depredador que rodea al fútbol podrá volver a hacer su pingüe agosto

Curiosamente, cada año ocurre lo mismo en estos días en los que el fútbol se sumerge en un proceso de vértigo y de inquietud. Es el tic tac más acentuado de cuantos entran en el calendario de la temporada y un tiempo de alegrías y de frustraciones a la par. Estamos hablando de estas horas últimas en que se permite comprar y vender, ese juego tan apasionante para el aficionado y tan rentable para la tropa depredadora que rodea al fútbol.

Dónde recalará Neymar es el motivo más apasionante en este verano y ahora, cuando suene el gong que cierre la fiesta, ya podremos saber su destino. Otro año igual, a lo que no son ajenos los nuestros, dándose el caso pintoresco de que, una paletada de millones después, el Sevilla cae en la cuenta que aquellos goles que llovían gracias a Sarabia y a Ben Yedder ni están ni, al parecer, se les espera. Y en éstas surgen nombres de especialistas del gol rumbo a Nervión.

Y así el panorama, la pregunta es la de ¿qué concepto tendrá Lopetegui de Dabbur para que, echando en falta tanto gol, no vaya ni convocado? Ya sabemos que fue el último fichaje que hizo Caparrós y que con tanto ruido fue presentado el pasado mes de enero. Era motivo de lamento no poder utilizarlo inmediatamente, pero lo cierto es que ahora que sí puede ser utilizado se busca otra cosa. Y se busca como siempre, en la vertiginosa recta final de esta ventana de compraventas.

También en el Betis se espera una oportunidad de las que aparecen en el último momento, pero la falta de dinero hace que se necesite una ganga de las que rara vez se dan. Es el pan nuestro de cada verano, el de dejar para el final el remate de una barahúnda que hace que ese entorno depredador formado por representantes, intermediarios, directores deportivos, demás parientes y afectos haga su agosto. Todo a la espera de que en enero aparezca un nuevo agosto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios