Juan Manuel / Marqués

El viaje al interior de Arenas

El líder del PP mantiene que el "cambio de ciclo" político se medirá el 22-M en dos decenas de ciudades medias · Comienza su campaña en la provincia de Cádiz: "Si aquí pierden la Diputación, es como herirles el corazón"

CUANDO haya finalizado el recuento electoral de la noche del 22-M, después de saber qué ha ocurrido en las capitales andaluzas y en las diputaciones, a las 00:15, a las "doce y cuarto" exactamente, Javier Arenas mirará cuáles son los resultados de dos decenas de ciudades medias, sobre todo del interior: según el líder del PP, allí será donde se vislumbrará si hay cambio de ciclo político en Andalucía; es decir, si en 2012, cuando se convoquen las autonómicas, él puede ser presidente de la Junta.

Sí, a las "doce y cuarto". Arenas es una persona puntillosa con las cifras. Desde el mes de septiembre, dice, ha recorrido 110.000 kilómetros, y ayer se hizo no menos de 350 en su primer día de campaña entre Sevilla, Sanlúcar, El Puerto y San Fernando. José María, el conductor, le acompañará durante estos 15 días. Patricia del Pozo, parlamentaria y su sombra en casi todos los viajes, va en otro coche. Durante la jornada le entregará papeles con los datos más variados. Por ejemplo: las visitas realizadas a los pueblos de la provincia de Sevilla. O preguntará, mientras almuerza en El Puerto con el alcalde Enrique Moresco y el candidato en San Fernando, José Loaiza, entre otros, cuántos votos le sacó el PSOE de ventaja en las municipales de 2007 en la provincia de Cádiz. Exactos, ¿eh? Después, va contabilizando, población por población, cuántos podrá lograr ahora. Si sacamos otros 10.000 en Jerez, ganamos, concluye. "Para el PSOE andaluz, perder la Diputación de Cádiz sería como herirle en el corazón", comentará durante el camino. Su candidata en Jerez, María José García Pelayo, le telefonea para contar que trabajadores municipales han ido a protestar a la sede del PSOE porque aún no han cobrado.

Pero eso será durante el camino. Antes de salir, Arenas se ha reunido a las 9 de la mañana con su comité de estrategia en la calle San Fernando de Sevilla, y le entregan tres informes sobre cada población a la que va: uno sobre paro, otro con la evolución electoral y el último sobre problemas locales. Analizan la prensa, pulen los mensajes del día, él detalla la posición del PP sobre la legalización de Bildu y hablan sobre qué va hacer ese día Griñán y el PSOE. Hay momentos para la retranca: "¿Qué habrá querido decir este hombre con lo del área metropolitana del conocimiento?", se pregunta cuando repasa unas declaraciones de Griñán del día anterior. Es un obseso de la concreción del mensaje.

Ya en el coche, oye la radio. ¿Qué emisora? Onda Cero; por la noche, cambia a la tertulia de la Ser de Àngels Barceló, y escucha los boletines de Canal Sur. Eso mientras no le llamen al teléfono, claro. Nada más salir, conversa con Soraya Sáenz de Santamaría, que va a Córdoba y Antequera, y con Rajoy, al que le llama presidente y va camino de Jerez de los Caballeros.

De las tres localidades que visita, Sanlúcar es donde obtuvieron un peor resultado en 2007. Perdieron dos puntos y el PSOE de la alcaldesa Irene García ganó seis. Ahora presentan a Juan José Marmolejo con la intención de subir votos y pelear por la Alcaldía. Sanlúcar es uno de esos lugares clave, de ese manojo de ciudades medias, donde si el PP sube un 5% podría ganar por votos al PSOE en las elecciones municipales, un hecho inédito en la historia andaluza.

Arenas visita el sabroso mercado de Sanlúcar, se reúne con rudos pescadores en Bonanza y ofrece una pequeña intervención en la plaza del Cabildo. Son 15 minutos, frases cortas, con una sintaxis ordenada de sujeto, verbo y predicado, y un mensaje muy claro: en el 22-M hay que decidir entre las políticas de Zapatero, culpables, subraya una y otra vez, del paro, y de las del PP, cuya ascensión sería el verdadero "brote verde". Cuando cita lo del paro, da la cifra exacta de la subida del desempleo en Sanlúcar en estos cuatro años. Y la tasa de la provincia de Cádiz: del 32%.

Cifras. Si a Fraga le cabía el Estado en la cabeza, tal como afirmaba Felipe González, Arenas lleva instalado un mapa de Andalucía con porcentajes electorales y número de votos. Cuando finalice la campaña habrá visitado 112 pueblos y ciudades, y es posible que ya sepa cuáles son sus posibilidades. Datos y mensajes. Durante la comida -una ensalada de frutas y de langostinos y algo de picar-, interrogará al alcalde de El Puerto sobre su modelo de ciudad. Bueno, interrogar es un verbo que se queda corto. Concreción. "Griñán dice que hay que recuperar la política, y qué es eso; recuperar la política es limitar los mandatos a dos legislaturas, permitir comisiones de investigación en el Parlamento si al menos dos grupos la solicitan, elecciones autonómicas y generales separadas, un Gobierno andaluz con 10 consejeros...". ¿Gobierno? ¿Ya tiene en la cabeza a los consejeros? "Sí", responde, pero "los cambio". "Ahora sé que necesitaré una persona dedicada exclusivamente a la función pública", apunta.

Si llega a Sevilla a las 23:00, llegará otro rito: hablar con sus dos hijos mayores. El otro interior.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios