La ventana

Luis Carlos Peris

Ya a la vista la gran cima del barroco

NOS hemos pasado toda una vida como si allí hubiese un preventivo "no tocar", pero es que tampoco se podía ver. Con alguna recomendación pudimos extasiarnos un día con el impresionante retablo de Duque Cornejo que representa una cima indiscutible del barroco más sevillano que imaginarse uno pueda. San Luis de los Franceses, una joya que la inmensa mayoría sólo conoce de oídas y que al fin abre sus puertas para solaz de propios y extraños. Con su indeleble huella jesuita, esa joya que fue noviciado de la Compañía ha permanecido oculta durante toda una vida, o varias vidas, y ahora se presenta la ocasión de contemplar ese templo que los hijos de San Ignacio de Loyola levantaron en honor del rey santo francés. Reaparece en público el domingo con ocasión de la Bienal y bueno sería un uso más acorde con lo que impulsó su construcción.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios