La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En la vuelta, también a su manera

Bonito y triste a la vez, el camino de vuelta. Gozo y nostalgia a un tiempo en el regreso a casa, pero Triana es Triana, no va más. Lo que todas hacen a la ida, ella lo hace a la vuelta. En solitario, sin necesidad de guardar cola, sin ceñirse a la atadura de horario alguno, sin prisas y gustándose. Así es como Triana cumple con esa tierra sagrada que es Villamanrique de la Condesa, esa suerte de frontera entre la civilización y el misterio que se guarda en las Rocinas. Tras un lunes inolvidable que se alarga tras la vuelta de la Blanca Paloma al intimismo de su ermita, Triana ya vuelve a Pozo Máquina y en Villamanrique se registrará otro de esos momentos que entran de lleno en los hitos y los ritos del camino. De nuevo la Plaza de España manriqueña se engalana porque en plena resaca rociera pasará Triana, nada más y nada menos que Triana. No sé qué tiene Triana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios