Un día en la vida

Manuel Barea

mbarea@diariodesevilla.es

Lo del yihadista

Cuánta de la tranquilidad de la Madrugada se debe a la difusión el Miércoles Santo de la historia del yihadista

Se registra una casa en el barrio de Su Eminencia, Interior revela que es el domicilio de un joven yihadista detenido días atrás en Marruecos en cuyo interrogatorio en el que seguro que se han oído hostias como panes se ha sabido que quería atentar en Sevilla, muy probablemente en Semana Santa, aprovechando el gentío en las calles, causando una matanza de la de Dios es Cristo, es Miércoles Santo y el cielo tiene el color del cenicero de Bogart y no se sabe si va a haber procesiones, los periodistas de Sevilla y de Maspallá salen zumbando hacia la calle del barrio de Su Eminencia donde está la casa que la Policía ha registrado y de la que ha sacado el material informático de siempre y otros papeles, y se forma el circo de costumbre con las cámaras y los micrófonos y los curiosos y los vecinos asomados a las puertas, las crónicas recordando que el barrio se las trae y que las redadas son algo normal, una vecina largando el consabido es un chaval estupendo, me extraña que fuera a hacer eso, los maderos con los pasamontañas, los periodistas de un lado para otro con el ansia de ser el primero en poner algo en internet, sale la madre y dice una cosa y más tarde otra, el padre es el imán de una mezquita que afirma que su hijo no sabe poner la cadena de una bicicleta, así que es imposible que sepa fabricar una bomba, aunque la poli dice que el joven lo había consultado en internet, por lo que da a entender que si hubiera estudiado aplicadamente, y no parece que fuera mal estudiante, habría dado con la tecla y quién sabe si hubiera hecho saltar un paso por los aires incluidos los que están alrededor y él también, inmolado camino de sus vírgenes, tan distintas a las de los pasos de aquí, aunque después va Interior e informa de que el detenido no tenía un plan inminente, pero da igual, porque como la colaboración entre la poli española y la poli marroquí funciona no pasa nada de eso, porque la poli marroquí se trabaja al joven, terrorista embrionario o no, y canta, y entonces sale a relucir el jefe de los voxianos sospechando que el joven detenido ha sido instruido en la mezquita, lugar en el que según Abascal quizá no le han enseñado a poner la cadena a una bicicleta pero sí a perpetrar una masacre contra la Semana Santa sevillana, que sigue adelante y a la que sólo interrumpe la lluvia, que termina cayendo, lo que lleva a una concejal chirigotera de Cádiz, Eva Tubío, cantidad de graciosa, a hacer un chiste, en las redes sociales por supuesto, con que el yihadista, además de no saber poner la cadena a la bicicleta, no consultó las previsiones meteorológicas de la Aemet, y después escampa y hasta hay Madrugada y es muy tranquila y con menos gente en las calles y todo está bajo control, y me pregunto cuánta de esa tranquilidad y de esa seguridad se ha conseguido al dar a conocer las intenciones del yihadista el Miércoles Santo y no pasado mañana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios