Miguel Ángel Loma

Sevilla

‘Actuaciones’ deportivas

Entre los múltiples beneficios que nos aporta el ejercicio deportivo en la formación integral de las personas, está el denominado espíritu deportivo. El espíritu deportivo implica lucha y superación, honradez y respeto a las reglas del juego limpio, a los compañeros de equipo, a los contrarios y a los árbitros, así como una noble aceptación de la derrota y reconocimiento del vencedor.

Sin embargo, y paradójicamente, la disciplina deportiva más popular entre nosotros y seguida fielmente por gente de todas las edades, cuyos mejores practicantes llegan a alcanzar el estatus de auténticos ídolos de masas siendo retribuidos con salarios millonarios, es también la que muestra en la práctica de esa misma élite un deficiente espíritu deportivo.

Y es así pese a que ya casi todos sus encuentros cuentan con una cobertura de cámaras que captan la realidad de lo que sucede tras cada acción del juego. Pero a ellos les sigue dando igual. Ahí continúan con sus simulaciones de siempre y desarrollando un dramatismo y una teatralidad dignos de otros escenarios, con tal de engañar al árbitro, lo que consideran casi un mérito más de este juego. Y lo peor es que no pocas veces son éstas las primeras lecciones que aprenden los niños que les siguen y comienzan a practicarlo. Deberían pensar en ello nuestros idolatrados y privilegiados actores. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios