Aitor Semedo

Buena conducta de la juventud

Con el fin del estado de alarma hemos presenciado cómo una jauría de jóvenes, y no tan jóvenes han salido en masa a celebrar no sé muy bien el qué. Como si el Covid hubiese desaparecido de un día para otro o como si los muertos, provocados por éste, hubiesen resucitado de la noche a la mañana. Con estos actos no han faltado los oportunistas para cargar, una vez más, contra la juventud.

Sinceramente, creo que la juventud, en general, ha tenido un papel ejemplar durante esta pandemia. Claro que ha habido irresponsables, como los ha habido de todas las edades. No podemos cargar el peso de culpa a un colectivo en concreto, porque no es ni justo ni ético. Todos hemos tenido quince, dieciocho o veinte años. Es una edad difícil donde queremos vivir de prisa y hacerlo todo, y que te encierren durante unos meses de la noche a la mañana no debe ser nada fácil.

A esas edades el cuerpo, la mente y la personalidad están en constante desarrollo y que te corten todo por lo sano debe ser difícil. Cada día me hago las mismas preguntas: ¿Ha sido un error tenernos tanto tiempo encerrados y limitados? ¿Habrá sido esta decisión un desencadenante para provocar estas estampidas? Todo lo que pueda contestar serían hipótesis baratas de bar. Tampoco quiero ser el defensor de nada ni de nadie, pero sí que me veo en la obligación moral y ética de resaltar la buena conducta que la juventud en general ha tenido. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios