Desgraciadamente, en la sociedad de hoy en día la gente pone etiquetas a las personas dependiendo de su raza, ideología política y, a veces, su forma de vestir. Pero lo que no valoramos es que tras esa etiqueta hay un mundo lleno de sentimientos y sensaciones donde podemos encontrar al mejor amigo, a la persona con la que da gusto tomar un café o, incluso, a tu futura pareja sentimental.

Estos prejuicios son los que nos hacen infelices y nos cierran muchas puertas a la hora de conocer gente nueva.

Ojalá en un futuro tuviéramos que borrar la palabra “prejuicio” del diccionario y que nadie se dejara llevar por unas simples apariencias. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios