Francisco Javier Delgado

Ley de violencia de género

Todas aquellas personas que se rasgan las vestiduras por la petición de Vox de derogar la ineficaz –desde su implantación el número de mujeres asesinadas no ha descendido– e injusta ley de violencia de género, deberían hacer un sencillo experimento: pídanle a las parejas de los hombres de su familia, cuñadas, nueras, a vuestras madres incluso, que abofeteen fuertemente, asegurándose de dejar los dedos señalados, en la cara de vuestros hermanos, hijos y padres.

Ah!, lo más importante, hacedlo vosotras mismas a vuestras parejas. Pedid a éstos que interpongan la correspondiente denuncia, en el juzgado, comisarías de policía local o nacional, o juzgados, lo que os coja más cerca, acompañándola del correspondiente parte de lesiones. Nadie, absolutamente nadie, os molestará. Ni mucho menos pasaréis la noche en el calabozo.

Por el contrario, ahora, hacedlo al revés, pedid que sean ellos los que den la bofetada, ¿qué digo?, mejor aún, que no os la den, pero id a interponer una denuncia diciendo que sí, que os la han dado. Ninguno de ellos estará en casa a la hora de la cena, muy posiblemente, en un par de días, y con la certeza de tener que afrontar un juicio en el que las consecuencias serán siempre más graves que para ustedes en el caso de no poder demostrar su inocencia.

La misma acción se tipifica y se castiga de forma distinta en función de quién la realice, y, creedme, es mucho más benévola si la agresora es la mujer. Quizás ésa es la Justicia en la que creáis, aquella que os dé la razón incluso cuando no la tengáis. Sé perfectamente de lo que hablo. Por desgracia, me tocó vivirlo. Y no he sido el único. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios