Durante la cuarentena los sordos ha tenido un problema añadido. Mientras los que tienen problemas de visión han sido, mal que bien, atendidos en las ópticas, los gabinetes de acústica no han tenido esa posibilidad. Aun teniendo la precaución de tener pilas para los audífonos en condiciones normales, lo del coronavirus los sobrepasó. Hay que pensar en el problema de estar confinados y además sin poder oír. F

inalmente, después de mil pasos, Audiocenter y Gaes nos los remitieron a un precio de 2,5 euros, pero en el intervalo se intentó en la farmacia y me avisaron de que lo tenían. Como lo había pedido fui a retirarlo y la sorpresa fue que el intermediario le había puesto un precio de 14 euros. Esto es un abuso total aprovechando la necesidad y, por supuesto, algo perseguible. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios