Antonio Melado

Sepulcros blanqueados

Por lo visto, la misa celebrada en la Catedral de La Almudena de Madrid, recordando a los fallecidos por esta pandemia del coronavirus y en homenaje a sus familiares, no fue un funeral de Estado, sino una iniciativa de la Iglesia Católica. Por tanto, en cierto modo se justifica la ausencia del jefe del Gobierno.

Carmen Calvo, esa pobre mujer, tuvo que asumir sobre sus espaldas la representación del Gobierno, como sepulcros blanqueados, que supondría la presencia de don Pedro Sánchez y don Pablo Iglesias en el citado funeral. Me cuesta imaginarme a estos dos integrantes del Gobierno de la nación en un acto religioso de este tipo, cuando lo han convertido, por sus claras connivencias con determinados partidos de tendencias comunistas, republicanas e independentistas, en un Gobierno que, claramente, se ha posicionado en arrasar y destruir todos los valores que el humanismo cristiano ha protagonizado siempre en España; valores éstos que puso de relieve el arzobispo de Madrid, como oficiante, en la homilía que pronunció en la citada misa funeral. Nuestro Rey, como jefe de Estado, nos representó a todos los españoles, tapando así, como siempre suele hacerlo, las incongruencias y meteduras de pata del Gobierno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios