Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Ana María Ibiza

Una experiencia de la que vamos a aprender

La situación de pandemia que se está viviendo en el mundo nos ha colocado en un escenario inusual. La mayoría de los españoles, gregarios y sociables por naturaleza, acostumbrados a correr, al ruido y a vivir “hacia fuera”, hemos visto cortado en seco nuestro vertiginoso ritmo de vida. Y, confinados en casa, nos sentimos desconcertados ante una experiencia nueva. Sin olvidar el miedo. Sin embargo, hay una gran diferencia entre lo que estamos viviendo y el aislamiento que en situaciones de alarma pudieron sufrir generaciones anteriores. Éstas, como forma de enlace con el exterior, tenían poco más que una radio.

Nosotros tenemos además en nuestras casas no una, sino varias ventanas al mundo que se llaman televisión, teléfono, internet y redes sociales. A través de ellas estamos informados, y podemos estar en contacto permanente con nuestros familiares y amigos allí donde estén, e incluso visitar museos, asistir a conciertos y leer libros. Y muchos encontrarán de repente la posibilidad de compartir algo más que una comida rápida con las personas con las que conviven. El silencio, meditación o mindfulness también puede ayudarnos a calmar la mente. La clave para sobrellevar la situación lo mejor posible es, en definitiva, la aceptación: vivir la situación como una experiencia de la que indudablemente todos vamos a aprender y algún día contaremos a nuestros nietos. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios