Enrique Stuyck

El modelo chino ante la pandemia

Cuando se difundió la noticia, el pasado mes de enero, de que la ciudad china de Wuhan, de 11 millones de habitantes, había sido totalmente confinada, nos echamos las manos a la cabeza pensando en lo que significaba de pérdida de libertades y de otros derechos esenciales.

Diez meses después, mientras en el resto del mundo nos encontramos en medio de un nuevo rebrote del Covid-19, con un un futuro económico y social a corto y medio plazo muy poco halagüeño, en el país asiático el virus parece totalmente controlado y ya se empiezan a notar los efectos de una recuperación económica real. De hecho, su economía ha crecido a niveles del ritmo anterior a la pandemia, en torno a un 5% según los datos difundidos.

Ante esta circunstancia uno se pregunta qué estamos haciendo mal y qué han hecho bien los chinos, y si son reales los mencionados datos parece que bastaría con seguir su modelo para obtener resultados similares. Pero no se ha hecho, no se está haciendo, algo falla y no sabemos ni nos explican por qué. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios