Pablo Sánchez

Las tareas excesivas y sus consecuencias

Me gustaría exponer los efectos de una cantidad excesiva de tareas escolares en nuestra vida diaria. Al volver de nuestro centro de estudios, venimos con una gran cantidad de tareas pendientes. Muchos regresamos agotados tras dar lo mejor de nosotros en la jornada, así que lo que apetecería sería descansar tras un largo día de trabajo, pero aun así se hace un esfuerzo y tratamos de completar nuestras obligaciones. Después de una o dos horas de tarea toca estudiar, lo cual implica otras dos o tres horas.

En esos momentos entran en escena el cansancio, el aburrimiento, se empieza a no entender la materia... y eso provoca que la concentración se haga imposible, posponiendo la tarea pendiente para otro momento mejor, para otro día. La única posibilidad acaba siendo encerrarse todos los días a estudiar. La vida del estudiante se transforma en algo muy triste y depresivo. Por seguir este sistema, los estudiantes se quedan sin amigos, están todo el día estudiando, no se divierten ni hacen deporte, y la infancia se escapa entre los libros.

Así que mi conclusión sería que los profesores deberían tener en cuenta las horas que tiene un día y recordar que todo el mundo debe tener una infancia feliz que no esté reñida con el estudio y el esfuerzo. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios