Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Asociación de Vecinos del Centro de Málaga

Las viviendas turísticas y el COVID-19

Nuestra preocupación aumenta día a día ante la imparable expansión de la pandemia del COVID-19. A nuestro pesar por las más de mil trescientas muertes que ya hemos sufrido en nuestro país y tras una semana recluidos en nuestros hogares, leemos con sorpresa y temor que hay quienes pretenden disponer de nuestras casas particulares sin contar con nuestro consentimiento. Y ese quienes no son ni el Gobierno, ni tampoco la Junta de Andalucía, legítimos rectores de esta terrible crisis y cuyas instrucciones seguimos en la esperanza de salir adelante todos juntos.

No, descubrimos que la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía presume de haber puesto a disposición de las autoridades sanitarias sus recursos de alojamientos para atender de manera gratuita a personal sanitario. ¿Qué recursos son esos? Simple y llanamente, nuestros hogares. De nuevo, la voracidad de estos especuladores roza el sadismo.

Esta irresponsable oferta de algo que no tan siquiera les pertenece no es más que una cínica campaña de imagen, un caso de propaganda vacía cuyo único fin nos parece claro: mejorar la imagen de unos especuladores que de ningún modo quieren ayudar a nadie salvo a sus propios intereses de enriquecimiento salvaje y rapaz. Aquellos cuya voracidad les ha llevado a seguir lucrándose hasta el último momento con sus viviendas turísticas, que han tenido ocupadas más allá de toda lógica, son los que quieren usar y mancillar al colectivo del personal sanitario que sí está dando muestras sobada cada día de un sacrifico y esfuerzo modélicos y excepcionales. Esta utilización nos desagrada y repugna, pero no nos sorprende.

Mientras las empresas hoteleras andaluzas actúan de forma responsable y generosa, hay ejemplos suficientes en Andalucía de ofertas serias y razonables para el uso de hoteles para fines sanitarios, de nuevo la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía muestra su rostro más feroz e irresponsable.

Mientras que empresas serias y solventes, que sí enriquecen la economía andaluza creando empleo de calidad, ofrecen sus recursos para el bien de todos –ahí está el caso de Soho Boutique Hotels que puso a disposición de las administraciones tres de sus hoteles en Málaga para que pudieran ser utilizados por las autoridades sanitarias, según las necesidades, ante la expansión del coronavirus-, la avaricia de una asociación desalmada pretende llevar el miedo y la inquietud a miles de hogares andaluces; los mismos hogares en los que residen muchos ancianos que no pueden compartir el ascensor, subir a las azoteas, conversar entre vecinos ni tan siquiera saludarse entre ellos.

La Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía no tiene ni el derecho ni la capacidad de decidir sobre la vida de miles andaluces que en estos momentos siente un miedo legítimo, pero que confían en la responsabilidad del Gobierno y la Junta de Andalucía para frenar esta afrenta a la sociedad lanzada desde una asociación de oscuros intereses y que solo fomenta la especulación carroñera.

Tenemos plena confianza en el buen hacer de nuestras administraciones públicas en estos tiempos difíciles y queremos aprovechar para transmitir un mensaje de enorme y profundo agradecimiento a todos quienes componen la comunidad sanitaria, porque su sacrificio continuado por nuestro bienestar es el único consuelo en estos días de miedo y dolor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios