Aeropuertos andaluces en cifras históricas

Los aeródromos de Málaga, sobre todo, y Sevilla sustentan casi el 90% del tráfico aéreo que se registra en la comunidad

Más de 30,7 millones de pasajeros utilizaron los aeropuertos de Andalucía el pasado año, lo que supone un incremento de casi un 5,9% respecto al año anterior, según los datos contabilizados por la empresa pública Aena. Pero han sido los recintos aéreos de Málaga y Sevilla los que cerraron 2019 con los mejores registros de su historia. En el caso del primero, el volumen de usuarios creció hasta los 19,8 millones, una subida del 4,4%, mientras que el de la capital andaluza se situó en 7,5 millones, con un incremento de un 18,2%. Las dos infraestructuras más potentes de la región acaparan casi el 90% del total de los viajeros que utilizaron las vías aéreas en la comunidad autónoma.

Pero no todas las cifras fueron positivas en los aeródromos andaluces. La terminal de Almería, con 978.000 pasajeros, redujo sus números en un 1,3% respecto a los doce meses anteriores y la de Jerez de la Frontera sufrió un descenso en el porcentaje similar al anterior. En el lado positivo, llama la atención el comportamiento del aeropuerto cordobés, con un incremento superior al 28%, aunque sus números resultan casi testimoniales en comparación con otros recintos ya que por sus instalaciones apenas volaron algo más de 10.600 personas. Sí que resulta significativo el aumento de dos dígitos -en concreto, un 11%- en el Federico García Lorca Granada-Jaén, con un balance final de 1.251.926 pasajeros, en un año en el que la ciudad de la Alhambra estrenó su conexión por AVE en Madrid.

Pero son los aeropuertos de Málaga y Sevilla los que sustentan el tráfico aéreo de la región. El malagueño acaba de cumplir sus primer siglo de vida y en temporada alta alcanza los 133 destinos directos, la gran mayoría internacionales. Gracias a las obras de ampliación ejecutadas en 2010 y las de modernización que se acometen aún, cuenta con margen suficiente de capacidad para absorber el incremento de la demanda que se prevé gracias a la fuerte pujanza del sector turístico. Ahora se abre una segunda puerta de entrada a la región, como es el de San Pablo en Sevilla, conectado en la actualidad con 70 destinos distintos. Después de padecer hasta 2013, debido a la crisis económica, un descenso continuo en usuarios y operaciones, en los tres últimos años es uno de los que más crecen en España e, incluso, en Europa. Las fortaleza de estos dos aeródromos complementarios es esencial para que Andalucía compita no sólo por más turistas, sino por atraer cualquier alternativa de inversión y de negocio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios