Sevilla premia el estilo moderado de Espadas

El candidato socialista y actual alcalde en funciones, Juan Espadas, ha ganado claramente las elecciones municipales y, aunque no ha alcanzado la mayoría absoluta, podrá gobernar con comodidad la ciudad de Sevilla gracias a sus 13 concejales (dos más que en 2015). El PP de Beltrán Pérez, por su parte, se hunde y se queda con apenas ocho ediles, muy lejos de los 12 conseguidos en los pasados comicios locales, lo que apenas le dará para hacer una oposición testimonial durante los próximos cuatro años. Ni Ciudadanos (cuatro concejales) ni Vox (dos) -que entra por primera vez en el Ayuntamiento- rentabilizan el hundimiento popular. Por último, Adelante Sevilla consigue cuatro ediles, uno menos de los que sumaban Participa e IU en el anterior Consistorio.

Sería ingenuo pensar que las inercias de la política nacional no han pesado en este resultado. Tanto el nuevo impulso que experimenta el PSOE de Pedro Sánchez desde las pasadas generales como el hundimiento generalizado del PP en España han tenido su plasmación sevillana en estas elecciones. Pero esa lectura no tendría en cuenta las muchas peculiaridades de la política local de nuestra ciudad que, como no podía ser de otra manera, han pesado mucho en el voto de los sevillanos. En general, los ciudadanos han apoyado con su voto a un candidato que, en los últimos cuatro años, ha desarrollado una política tranquila y discreta, lejos de cualquier sectarismo o histrionismo, con capacidad de negociación tanto a su derecha como a su izquierda. De hecho, un análisis detallado de los resultados indica que una parte del sufragio tradicional del PP no ha ido a parar a Cs o Vox, sino al candidato socialista. El triunfo electoral del PSOE es, en gran medida, el triunfo de Juan Espadas.

Al alcalde se le abre un amplio abanico de posibilidades para llegar a pactos. Muy probablemente seguirá gobernando como hasta ahora, negociando año por año los presupuestos y las cuestiones más importantes con todos los partidos de la oposición. Sólo cabe esperar que Espadas siga exhibiendo ese talante moderado del que ha hecho gala hasta ahora y que tanto han valorado los sevillanos. Sobre la mesa hay cuestiones importante que se deben acometer cuanto antes: la ampliación del Metro, la mejora de la muy precaria limpieza de la ciudad, la lucha contra el cambio climático y el pacto por la sombra, el perfeccionamiento del modelo turístico y un largo etcétera. Los sevillanos han hablado y han mostrado claramente su voluntad. Ahora toca que los concejales se pongan mano a la obra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios