Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Un espectáculo poco edificante

Los ciudadanos asisten perplejos a la reiterada incapacidad de los políticos para formar un Gobierno

La sociedad española asiste perpleja a la pasividad que está demostrando la clase política ante el preocupante hecho de que España aún no cuente con un Gobierno cuatro meses después de que se celebrasen las elecciones generales. Pese a la negociación un tanto desganada que estos días están celebrando el PSOE y Unidas Podemos, todo indica que el verano ha pasado en blanco y que nadie tiene la verdadera intención de desbloquear de una vez por todas la situación que vive el país. Y toda esta indolencia ocurre en unos momentos en los que los nubarrones económicos son cada vez más negros y están más cercanos, además de la proximidad de las sentencias a los líderes del procés, que los independentistas catalanes aprovecharán, en caso de que sean condenatorias, para intentar impulsar de nuevo su pulso al Estado español. Aparte está la grave crisis europea desatada por el Brexit. Los ciudadanos ven atónitos cómo los políticos, cada vez más enrocados en sus propias opciones e incapaces de alcanzar acuerdos, se están convirtiendo en un auténtico problema para la gobernabilidad. Es urgente cuanto antes una reflexión de los partidos que permita formar ya un Gobierno y empezar a encarar cuanto antes los problemas. Como consuelo, a los españoles les queda ver cómo las instituciones del Estado siguen funcionando correctamente (muy atrás quedó el tópico de la ineficacia del Estado español) y el vigor de una sociedad que, cada día más, da un ejemplo de dinamismo que ni la pasividad política es capaz de frenar. España necesita ya un Gobierno moderado y eficaz, que sepa afrontar las necesidades reales de los ciudadanos y no satisfacer las fantasías ideológicas de unos y de otros. Todo lo que sea poner palos en la rueda a su conformación y entregarse a cálculos partidistas es un ejercicio de irresponsabilidad que debería ser penalizado por el electorado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios