Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Tribuna

cArmen Crespo

Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible

A nuestros héroes invisibles, ¡gracias!

Hace apenas una semana el sector agrario estaba en la calle para reclamar lo justo. Ahora, conforman un batallón de valientes que van a contribuir a superar la crisis sanitaria

A nuestros héroes invisibles, ¡gracias! A nuestros héroes invisibles, ¡gracias!

A nuestros héroes invisibles, ¡gracias! / rosell

Hoy más que nunca cobra sentido aquello de "por lo menos una vez en la vida vas a necesitar un médico, un abogado o un arquitecto, pero cada día, al menos tres veces al día, vas a necesitar a un agricultor". Vivimos un momento de la historia muy complejo, inesperado y del que todos vamos a aprender una lección de vida. Hace apenas una semana el sector agrario estaba en la calle para reclamar lo que es de justicia, un precio digno para sus producciones. En medio de esa pelea se ha desencadenado una guerra superior y son ellos, nuestros agricultores, ganaderos y pescadores, quienes conforman un batallón de valientes y entregados profesionales que van a contribuir de forma decisiva a superar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, gracias al mantenimiento de la producción. Cuando esto haya pasado, que deseamos que sea cuanto antes, llegará el momento de volver con más fuerza a pelear por lo que su esfuerzo diario merece y entonces seguirán contando con todo nuestro apoyo, el del Gobierno andaluz y, estoy convencida, también el del resto de la sociedad que hoy aplaude su comportamiento.

Hasta ese momento, el sector ha optado por remangarse una vez más. Desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible mantenemos una línea abierta de forma permanente con los interlocutores del sector. Ellos son conscientes de cuánto nos jugamos y del papel, absolutamente imprescindible, que juegan en esta crisis todos y cada uno de los agricultores, ganaderos, pescadores, trabajadores de lonjas, empleados de la agroindustria y transportistas. Es importante transmitir a la opinión pública que cuando hablamos de abastecimiento de nuestros mercados no sólo nos referimos a la distribución, también clave, sino a esos héroes invisibles y anónimos que componen el primer eslabón de la cadena, para otras cuestiones tan frágil y, sin embargo, tan fuerte como estamos comprobando desde que se ha declarado el estado de alerta en nuestro país. El sector primario andaluz es motivo de orgullo.

Hemos consensuado una serie de recomendaciones preventivas a aplicar por nuestros productores, incrementando las medidas ya de por sí exigentes de sus protocolos de seguridad e higiene en el trabajo: extremar las precauciones de seguridad entre los trabajadores de las líneas de manipulado (tales como lavado de manos o distancias de seguridad de metro y medio entre las personas); recomendación del establecimiento de un refuerzo en los Equipos de Protección Individual de sus trabajadores (EPI); en el momento en el que se produzca sintomatología en algún trabajador, éste deberá abandonar de forma inmediata su puesto y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias; recomendación de desinfectar las líneas de producción entre los distintos turnos del personal de manipulado, así como restringir las visitas de personal externo a las instalaciones. Todo ello para ayudar a contener la propagación del virus y, por ende, intentar transmitir que la prevención es nuestra mayor protección. Y, además, hemos creado un Observatorio Permanente de seguimiento de las exportaciones, a las que va destinada, no lo olvidemos, gran parte de la producción.

En esta guerra contra la enfermedad no hay ideales que valgan. Todos somos uno. La Administración de la Junta de Andalucía va de la mano del Gobierno central en la aplicación de las medidas que la comunidad científica considera necesarias. Es cuestión de lealtad al pueblo andaluz y español. Y así ha sido en la gestión para la ampliación del plazo de presentación de la solicitud de la ayuda única de la PAC, facilitada por la UE hasta el 15 de junio, y así confiamos que ocurra con otros aspectos reclamados como la reducción de módulos del IRPF u otros requerimientos que la delicada situación obligue a adoptar para paliar los daños económicos que de forma irremediable sufran nuestros productores.

Me gustaría acabar felicitando y agradeciendo a tantas y tantas personas que con profesionalidad se levantan cada mañana para hacer posible que el resto de andaluces y gran parte de españoles y europeos no echemos de menos sus productos, alimentos saludables, sostenibles y con ese sabor, el de nuestra tierra, que los hace únicos. Algunos de ellos dejándose la vida incluso, como los tripulantes del pesquero que ha naufragado recientemente en la costa onubense. Descansen en paz.

Todos vosotros sois nuestros héroes invisibles. ¡Gracias!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios