Panorama

SOS del capitán del barco español: "No podemos huir del mal tiempo"

  • El 'Nuestra Madre de Loreto', con 11 inmigrantes a bordo, reclama a España una "solución urgente" en un mensaje de socorro

Pedro Sánchez. Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez. / ballesteros / efe

Comentarios 1

El pesquero español Nuestra Madre de Loreto, bloqueado desde hace una semana y media frente a las costas de Libia con 11 migrantes a bordo en medio del mal tiempo, lanzó ayer un mensaje de socorro desesperado ya que alerta de que se le agota el tiempo y no ve indicios de solución.

Atrapado en una fuerte marejada, con fuertes rachas de viento y olas por encima de los dos metros, la pequeña embarcación navega sin rumbo a unas cien millas al norte de Libia y a unas 150 millas al sur de Malta, país que ha decidido cerrar su puerto, con combustible y provisiones para apenas tres días. Una situación crítica que demanda "una solución urgente por parte de las autoridades españolas", como ayer dejó claro el capitán del barco, Pascual Dura, en un emocionado mensaje de radio.

"Que no puedo estar navegando hacia el norte y hacia el sur, hacia el este o el oeste huyendo del mal tiempo sin tener una respuesta, no puedo, sin tener un amparo para estas personas", afirmó con la voz tomada.

El Nuestra Madre de Loreto rescató el 22 de noviembre a 12 migrantes abandonados por patrulleras libias cuando faenaba en aguas internacionales frente a la costa de Libia, muy lejos del área de jurisdicción marítima de ese país. Desde entonces, navega de este a oeste, y de norte a sur, en un área muy estrecha entre Libia, Túnez, Malta e Italia, estados estos tres últimos que han cerrado sus puertos al pesquero, luchando contra la inclemencias del tiempo en espera de una decisión que permita salvar también a los migrantes.

La única ayuda que ha recibido ha sido la del barco humanitario de la organización no gubernamental española Open Arms pese a que en la zona se hallan los grandes buques de la Operación Sofía, entre ellos la fragata Reina Sofía, de la Armada española.

El barco de rescate de la organización humanitaria llegó a la altura del Nuestra Madre de Loreto el viernes por la mañana tras apenas 24 horas de navegación desde el vecino puerto tunecino de Zarzis, donde estaba atracado. Nada más encontrarse, servicios médicos del Open Arms subieron a la cubierta del pesquero, donde los migrantes han pasado los últimos 11 días, mareados, debilitados, y deshidratados, expuestos al frío, el agua y el viento.

La extrema debilidad de uno de ellos obligó a que el mismo viernes se autorizara su evacuación en helicóptero a un hospital de Malta. "Están exhaustos. Y la tripulación tampoco puede más. Todos los rescatados deben llegar a un puerto seguro cuanto antes", advirtió la ONG española.

Un portavoz oficial libio aseguró que el Gobierno sostenido por la ONU en Trípoli aceptó a través de los canales diplomáticos hacerse cargo de los migrantes. Organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos han advertido a España y al resto de los países europeos que hacerlos retornar a Libia violaría la ley internacional, ya que este país no está considerado un puerto seguro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios