Panorama

El separatismo vuelve a la calle para pedir la libertad de los políticos presos

  • Torra se pone en cabeza de una manifestación que congrega a unas 100.000 personas

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la cabeza de la manifestación. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la cabeza de la manifestación.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la cabeza de la manifestación. / enric fontcuberta / efe

Comentarios 1

Miles de personas -110.000 según la Guardia Urbana, 200.000 según los organizadores- se manifestaron ayer en Barcelona bajo el lema Ni prisión ni exilio, os queremos en casa, para exigir la libertad de los presos independentistas y el regreso de los políticos huidos al extranjero.

Convocada por la ANC, Òmnium Cultural y la Asociación Catalana de Derechos Civiles (ACDC), que agrupa a los familiares de los políticos presos y huidos, en la manifestación participó en primera línea el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien exigió la libertad de los "presos políticos" ante la "indecencia" de la justicia española.

Torra denunció "el relato ficticio con el que el Estado ha estado construyendo una rebelión que no existió y que saltó por los aires el pasado jueves".

"Estamos aquí otra vez y saldremos las veces que hagan falta para reclamar una y otra vez que nuestros presos políticos estén libres, que nuestros exiliados vuelvan a casa y que el derecho de autodeterminación de Cataluña no sea criminalizado", sostuvo.

"Ganaremos porque hemos ganado en Europa, seguiremos en Escocia, en Bélgica y en Suiza", recalcó el presidente catalán, quien afirmó que "cuatro países de Europa están juzgando de una manera determinada y España pretende hacerlo de otra".

"¿Quién tiene un problema?", se preguntóTorra, que recalcó: "Saldremos los días que hagan falta hasta que sean libres y nuestro pueblo también". El president encabezó la manifestación al lado de familiares de los presos y huidos, la esposa de Puigdemont, Marcela Topor, el presidente del Parlament, Roger Torrent, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, Artur Mas y los líderes de ANC y Òmnium.

Los manifestantes, con banderas independentistas y atuendos de color amarillo, desfilaron en tono reivindicativo cantando lemas como No os queremos cerca, os queremos en casa; El 1-O no se olvida; Libertad presos políticos; Somos República; Llarena a la cárcel; y Ni un paso atrás.

El portavoz JxCat, Eduard Pujo, exigió la libertad de los presos, ahora de manera "más contundente" tras el "bofetón sonoro" que cree que la justicia alemana ha propiciado al juez Pablo Llarena. La coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, señaló que "queda claro que el relato de la Justicia española se ha deshecho como un terrón de azúcar", mientras que la portavoz de ERC, Marta Vilalta, consideró que "cada vez es más claro cómo cae el relato ficticio que ha creado Llarena".

Frente a la antigua cárcel Modelo, donde terminó la manifestación, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, pidieron al Gobierno de Pedro Sánchez que inste a la Fiscalía a retirar cargos y a "liberar a los rehenes políticos".

Paluzie exigió la "libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados", y tras tildar de "victoria judicial internacional" que Alemania haya "reafirmado que hay rebelión ni sedición", acusó a Llarena de "inventarse un delito". Antes de la marcha, Miembros de los CDR entraron en la cárcel Modelo de Barcelona y colgaron carteles y pancartas en su patio interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios