Valencina de la Concepción

Absuelto de violar a un niño ucraniano al que acogía temporalmente

  • El menor denunció "tocamientos y violaciones" por parte del dueño de la casa en la que se instalaba dentro de un programa para niños huérfanos. La Audiencia apunta a la ausencia de "corroboración objetiva" y "contradicciones".

La Audiencia de Sevilla ha absuelto, por falta de pruebas, a un hombre para quien el fiscal pidió 15 años de cárcel por agredir sexualmente a un niño huérfano ucraniano que vivió en su casa en programas de acogida temporales entre 2006 y la Navidad de 2010. 

Una sentencia de la Sección Tercera dice que el acusado y su familia invitaron a su domicilio de Valencina de la Concepción al menor ucraniano cuando tenía entre 9 y 13 años dentro de un programa de acogida temporal de huérfanos de ese país. 

El 11 de enero de 2011, la monitora que acompañaba al grupo denunció que el menor le había confesado que, durante sus estancias en el domicilio, el padre de la familia le había sometido a tocamientos y violaciones aunque "tales hechos no han quedado suficientemente acreditados", dicen los jueces. 

La Fiscalía de Sevilla había pedido para el procesado 15 años de cárcel y el pago de 9.000 euros de indemnización pero la sentencia considera que el menor incurrió en sus declaraciones "en importantes imprecisiones y contradicciones en cuanto al núcleo fundamental de los hechos que se imputan al procesado". 

En el juicio no declaró el afectado sino que se visionó su declaración ante el juez de instrucción, que además de presentar algunas dificultades de audición "no constituye prueba de cargo suficiente en que fundar una sentencia condenatoria". 

Según la sentencia, la entrevista al menor, realizada por la monitora, "ha sido nefasta ya que se han formulado preguntas totalmente dirigidas, en las que las respuestas estaban implícitas en las preguntas, con términos impropios de una entrevista de evaluación a un menor supuestamente abusado". 

A ello se une que las violaciones "no cuentan con ninguna corroboración objetiva" pues los forenses españoles que exploraron al menor no apreciaron penetraciones recientes. 

Los psicólogos y psiquiatras que lo examinaron en su país de origen, por su parte, recogieron agresiones diferentes de las relatadas ante el juez sevillano y el niño comenzó afirmando ante ellos "que lo olvidó todo y que no quiere recordar ya que se siente avergonzado". 

Junto a ello, la directora del orfanato donde residía afirmó que el niño "siempre volvía feliz y contento de España", que no notaba cambio a su vuelta, que se mostraba contento al reencontrar a la familia española y que nunca contó nada ni notó ningún cambio en él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios