Provincia

La CHG paraliza sondeos ilegales de Las Cruces que dañan el acuífero

  • El órgano gestor de la cuenca abre un expediente a la empresa y ordena que no se reinicie la actividad hasta que se encuentre una solución a los bombeos que han contaminado el agua subterránea

Comentarios 2

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha ordenado a la empresa Cobre las Cruces la paralización inmediata de una veintena de sondeos de agua no autorizados que está realizando en el fondo de la corta minera y que podrían provocar la contaminación del acuífero Niebla Posadas, que pasa justo por debajo de la excavación. Además de ordenar esta paralización de los bombeos de agua, el organismo que gestiona la cuenca ha abierto un expediente sancionador con la calificación de falta "muy grave", que implica una sanción mínima de 600.000 euros para la empresa, que podría aumentar en función a los daños que esta actuación pueda provocar al medio ambiente.

El presidente de la CHG, Francisco Tapia, anunció, asimismo, que la entidad que dirige procederá a una revisión de las condiciones que se impusieron al proyecto para su autorización, dado que la empresa tampoco ha cumplido con la exigencia de que la actividad minera no podía alterar el equilibrio del acuífero. La Confederación ha detectado que el sistema diseñado por Mina Las Cruces para evitar que la excavación afectara al Niebla Posadas "no está funcionando y se han advertido puntos en los que se ha dado una carencia de agua", explicó el presidente.

El proyecto original de la empresa canadiense contempla un sistema de drenajes e inyecciones de agua para evitar precisamente que el acuífero pase por el punto donde se sitúa el mineral a extraer y que establece la captación del agua antes de llegar a la zona de la corta minera y su posterior inyección en otro punto más alejado. Este sistema ha fallado y el agua del acuífero ha llegado hasta la corta, por lo que la empresa se ha visto obligada a bombear el agua para poder seguir excavando y alcanzar la veta de mineral que se quiere extraer.

El problema está en que estos nuevos bombeos no estaban autorizados por el órgano gestor de la cuenca y que el agua extraída del fondo de la corta ha entrado en contacto con el mineral metálico y ha quedado contaminada, aunque Francisco Tapia admitió que esta contaminación "es irrelevante porque hemos actuado rápidamente, en el momento en que hemos detectado el problema". La paralización de estos bombeos, por tanto, implicará también la paralización efectiva de los trabajos de excavación porque la corta volverá a quedar inundada.

Para volver a funcionar con normalidad, la empresa tendrá que presentar ante la Confederación Hidrográfica una solución técnica a este problema "que estudiaremos y comprobaremos que es idónea para el acuífero". El comisario de Aguas de la CHG, Javier Serrano, fue tajante y aseguró, al menos en tres ocasiones durante la rueda de prensa, que si Cobre Las Cruces no encuentra esta alternativa técnica "no habría problema en clausurar la actividad porque aún estamos en una situación reversible dado que no se ha comenzado a extraer el mineral. Sólo existe un gran agujero que se vuelve a rellenar y se tapa y no pasa nada". En principio, debe ser la empresa la que paralice la actividad de bombeo, aunque Javier Serrano adelantó que, en cualquier caso, técnicos de la CHG se personarán el viernes en las instalaciones de la minera para efectuar esta clausura.

Al margen de este problema de bombeos ilegales y contaminación del acuífero -que se salda con el expediente sancionador y con la paralización de la actividad-, la Confederación Hidrográfica también ha detectado un segundo problema que incumple otra de las condiciones impuestas al proyecto. Javier Serrano explicó que la autorización incluía diversas condiciones estrictas, entre ellas la obligación de mantener la calidad del agua del acuífero -incumplida con el episodio de contaminación que se ha quedado en leve por la rapidez de la paralización- y la obligación de mantener "el equilibrio del acuífero". Es decir, reinyectar en diferentes sectores la misma cantidad de agua que se extrae.

Javier Serrano reveló que desde hace unos meses los medidores con los que la CHG mide los niveles de los acuíferos detectaron fenómenos extraños en el comportamiento del acuífero Niebla Posadas como la ausencia de agua en puntos donde hay habitualmente o el brote natural de manantiales en lugares en los que en otros momentos hay que utilizar una bomba para extraer el agua. En total, la CHG calcula que el acuífero ha podido perder en torno a 10 litros por segundo desde que comenzó a funcionar este sistema.

No obstante, el comisario de Aguas de la CHG descartó que este segundo problema con el acuífero se deba a una negligencia de la empresa, sino más bien a otro fallo, esta vez en los modelos matemáticos que Cobre Las Cruces elaboró para tratar de predecir el comportamiento del acuífero y tomar las medidas pertinentes. Por ello, se ha iniciado un segundo expediente para la revisión de las condiciones impuestas en la autorización inicial, que presumiblemente pasarán por un endurecimiento del condicionado y por un perfeccionamiento del sistema que se ha mostrado fallido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios