Provincia

Cortes de luz y agua dejaron este martes inoperativa la seguridad de la cárcel de Morón de la Frontera

  • El sindicato mayoritario en el ámbito penitenciario asegura que los cortes provocaron un aumento de la tensión entre la población reclusa, ya que se retrasaron las actividades.

Comentarios 3

Los continuos apagones en intervalos de diez a 15 minutos, ocurridos en la tarde y noche de este martes a partir de las 15:00 en la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla), dejaron inútiles todos los sistemas eléctricos --incluidas alarmas y accesos--, además de los sistemas de refrigeración del centro, que hicieron que los módulos donde se encuentran los internos se convirtieran en auténticos "hornos", causando "unas horas de auténtico caos" en el centro.

Según informó el sindicato mayoritario en el ámbito penitenciario, Acaip, los cortes de luz y agua ocurridos este martes en la cárcel de Morón hizo que "la tensión entre la población reclusa fuese en aumento", ya que se retrasaron la mayoría de las actividades e incluso hubo que cancelar varias.

Asimismo, los funcionarios cada vez que había un corte de luz se quedaban encerrados donde les sorprendiera, ya que todo funciona eléctricamente, puertas, accesos, etc, ante lo que "la empresa de mantenimiento, con más voluntad que medios iba 'parcheando' las averías y se iban solventando al menos a corto plazo".

De esta forma, según informó Acaip, "en el centro llegó a crearse una situación de peligro para la seguridad del centro, de los propios funcionarios y de los internos, ya que las cámaras, alarmas y otros sistemas de seguridad estaban inoperativos".

Por todo ello, explicó el sindicato que a la hora de la subida a celdas, los internos de varios módulos se negaron a subir mientras no se les diera el agua y luz, ya que "en sus celdas sin poder encender el ventilador y refrescarse con agua, la temperatura es excesivamente alta".

Un generador que no ha funcionado bien desde el principio

El centro, según explicó Acaip, está dotado de un generador que evitaría todos estos problemas, pero "desde el principio no ha funcionado como debería entre otras causas por la ineptitud de la Dirección del Centro que día a día demuestra que este centro le viene grande".

Así, durante el turno de noche, volvieron a repetirse los problemas. A partir de las 00,10 horas, comenzaron los cortes quedando el centro durante varios minutos a oscuras e inoperativo tanto en el interior como el exterior.

Como consecuencia de ello, "los internos de varios módulos comenzaron un desorden colectivo aporreando las puertas y lanzando por las ventanas todo tipo de objetos por lo que los funcionarios no podían transitar por fuera de los módulos, además de que algunos funcionarios en sus informes posteriores informaron al director de los momentos de tensión y peligro sufridos".

De la misma forma, según Acaip, el Mando de Incidencias de la noche no fue posible localizarlo, ya que el teléfono de emergencias que porta se encontraba apagado o fuera de cobertura. "Se le llamó en al menos cinco ocasiones", aseveró.

No es la primera vez que ocurren hechos similares

Para el sindicato mayoritario de Acaip, el director del centro "es el máximo responsable de que éste y otros problemas se sigan dando después de casi un año desde la apertura y con el riesgo de tener alrededor de 1.600 internos por su ineptitud y descontrol en su propio equipo directivo", por lo que tienen previsto solicitar formalmente el cese del mismo.

No es la primera vez que Acaip denuncia en este centro las graves deficiencias desde su apertura, como sucedió el día 28 de junio donde otro corte eléctrico dejó en jaque al centro penitenciario durante ocho horas. "No se entiende como desde esa fecha hasta la presente no se han subsanado las graves deficiencias en cuestión eléctrica que supone una gran merma en cuanto a seguridad tanto para internos como funcionarios", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios