Provincia

Ecologistas rechazan que el Guadaíra haya dejado de estar contaminado

  • La plataforma 'Salvemos el Guadaíra' insiste en un último gran vertido de las empresas aceituneras la pasada semana

Comentarios 1

La plataforma ecologista Salvemos el Guadaíra aseguró ayer que los datos que manejan la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y la Agencia Andaluza del Agua sobre el estado de las aguas del citado río "no se corresponden con la realidad" del mismo tras los últimos vertidos contaminantes. Estos datos aseguran que durante el último semestre de 2007 los niveles de conductividad del río alcanzaron registros que el Plan Hidrológico Nacional califica como "normales" para un río.

Según un miembro de la plataforma, Isidoro Albarreal, el pasado jueves día 21 se produjo un "gran vertido" al Guadaíra, que se convierte en "el segundo desde enero", por lo que insistió en que "no se corresponde con la realidad actual". Así, concretó que si las muestras del estudio, cuyos resultado dijo desconocer, se realizaron en el segundo semestre de 2007 "se puede corresponder con la realidad de entonces, porque desde que empezó la campaña de la aceituna, en septiembre, no se habían producido vertidos grandes hasta ahora". No obstante, Albarreal lamentó que "esto sólo puede dar pie a los empresarios para verse con una mayor impunidad al saber que el río está limpio".

Por otro lado, desde Salvemos el Guadaíra quisieron poner de manifiesto que "se está conectando la nueva cárcel de Morón de la Frontera a la depuradora que se ha puesto en marcha recientemente" y alertaron de que esto "equivale a un aumento de más de 2.000 habitantes".

De este modo, apuntan que la depuradora tiene capacidad para la población de Morón, por lo que instan a las administraciones competentes a instalar un sistema de depuración complementario en las instalaciones de la prisión que sirva de filtro previo a la conexión con la estación moronense. "Pensamos que se tiene que prever y poner un sistema de depuración complementario ahora que aún se está a tiempo, porque se están construyendo los colectores de depuración", concluyen.

El estudio de las administraciones que luchan contra la contaminación del río mantiene que la conductividad del río Guadaíra se ha reducido de manera drástica en los últimos meses, hasta tal punto que en el segundo semestre del año 2007 el cauce fluvial ha arrojado niveles por debajo de lo marcado por el Plan Hidrológico -es decir, en los niveles de un río no contaminado-, según los distintos análisis de calidad de las aguas realizados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

En las mediciones de la Confederación Hidrográfica se ha tenido en cuenta la conductividad frente a otros indicadores de la calidad del agua porque este parámetro, al medir la cantidad de sal en el agua, es el más adecuado para valorar la incidencia de los vertidos del aderezo de la aceituna -que están compuestos, fundamentalmente, de salmuera, sosa cáustica y lejías- en el Guadaíra, que genera aproximadamente 300.000 metros cúbicos al año de residuos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios