Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Carmona

La Fiscalía exige 4 años de cárcel para los dueños de un pub por los "ruidos intolerables"

  • La defensa sostiene que las mediciones incluyen errores y no pueden servir para acreditar los hechos.

La Fiscalía de Sevilla reclamó ayer una condena de cuatro años de cárcel para tres dueños de un pub de Carmona que serán juzgados en la Audiencia Provincial por los "ruidos y vibraciones intolerables" a los que expusieron a una pareja que vivía en el piso superior al del negocio que regentaban, tras haber superado el nivel de ruido legalmente permitido, según sostiene la acusación pública. El juicio se celebró durante cinco horas en la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla, donde el abogado Agustín Martínez, que representa a los acusados, defendió que las dos mediciones sonométricas no pueden servir para acreditar los hechos porque, a su juicio, una primera realizada por la Policía Local carece de rigor y contiene "errores de bulto", mientras que la segunda -encargada a una empresa privada-, sólo representa una "fotografía en un momento determinado y de forma subjetiva". La defensa entiende que no se ha acreditado que la emisión acústica del local afectara a la salud de los vecinos que viven encima del pub.

Los hechos enjuiciados se remontan a febrero de 2006, cuando los tres acusados -identificados como J. M. N. C., A. C. O y M. R. V.- constituyeron una sociedad civil para la explotación del Pub Lio, que comenzó a funcionar en diciembre de 2006 aunque la licencia municipal de apertura no se obtuvo hasta mayo de 2008.

Según el Ministerio Público, en dicho establecimiento, los acusados ponían la música de madrugada "a muy elevado volumen" y poseían además de un aparato de aire acondicionado que emitía ruidos y vibraciones "excesivos en horario nocturno, sin mínimas condiciones de insonorización". Los vecinos que residían en el piso superior al local, según la Fiscalía, se vieron expuestos "durante más de dos años a ruidos y vibraciones intolerables en el interior de su casa, cada vez que los acusados, conocedores de las graves molestias que causaban a los habitantes de esa vivienda, abrían el bar por las noches y conectaban la música y los aparatos de ventilación".

Como consecuencia de las repetidas denuncias administrativas interpuestas por los vecinos ante la Policía Local y la delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Carmona, se procedió a realizar una medición sonométrica el 19 de enero de 2008, a las 00:05 y a las 00:20. El resultado que arrojó esta medición fue de 38,6 y 50,1 decibelios, con lo que se superaban los límites máximos de inmisión sonora establecidos en 8,6 y 20,1 decibelios.

Un nuevo estudio sonométrico, que fue realizado a las 03:25 y 04:25 del 5 de octubre de 2008 en el domicilio de los denunciantes, arrojó resultados de 35,7 decibelios en cuanto a la actividad musical, y 55 decibelios respecto al aparato de aire acondicionado. Dice la Fiscalía que con estas mediciones volvía a superarse "notoriamente" el nivel máximo de inmisión sonora en la vivienda, que era de 30 y 48,9 decibelios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios