Provincia

El Vaticano pide a agricultores de La Roda que negocien con unas monjas para que les dejen seguir trabajando unas tierras

  • Las religiosas han notificado a un centenar de familias que el 31 de enero tienen que dejar los terrenos porque quieren unificar la finca para dejársela a una sola persona.

Comentarios 2

El Vaticano ha enviado una carta al Ayuntamiento de La Roda en la que insta a un centenar de familias de la localidad a tratar directamente con unas monjas para que les permitan mantener sus tierras de labranza, que las religiosas les instan a abandonar el próximo 31 de enero.

Se trata de una carta firmada por el asesor para los Asuntos generales de la Secretaría de Estado, Paolo Borgia, en respuesta a la remitida por el Nuncio del Papa en España, Renzio Fratini, que se comprometió el pasado noviembre a explicarle al Papa la situación de un centenar de familias de La Roda de Andalucía que se pueden quedar sin tierras de labranza.

La carta, que hoy ha leído en conferencia de prensa el alcalde de La Roda, Fidel Romero (IU), señala que estos asuntos "son competencia de los organismos estatales, a requerimiento de los propios interesados".

Romero ha señalado que la situación de los agricultores es "desesperada", ya que "el 31 de enero tienen que abandonar las tierras, eso fue lo que les dijeron las monjas en una notificación hace unos meses, y hay que tener en cuenta que cada arrendatario da trabajo a alrededor de 100 personas, lo que supone unos 4.000 sueldos al año".

Romero ha entendido que si las monjas sacan adelante su iniciativa "subiría el desempleo en la localidad", ante la gran cantidad de personas que dependen de estas tierras, de forma directa o indirecta.

En la misma convocatoria, uno de los afectados, Victoriano Velasco, ha dicho que "hay que tener en cuenta que, además genera mucho empleo indirecto porque los agricultores tienen maquinaria que van a los talleres de aquí, compran aquí abonos y productos para las tierras, entre otras cosas". "Lo que quieren las monjas es unificar la finca, dejar todas las tierras a una sola persona, con lo que se van a perder aproximadamente cien sueldos al año cada familia, sin saber el motivo que les ha llevado a querer dejarnos en la calle", explica Velasco.

La carta del Vaticano se une a la que envió a los agricultores en su día el Arzobispado de Granada, que mostraba su confianza en que las monjas "actuarán siempre del mejor modo en este tema". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios