Provincia

El suelo arrasado en la provincia en 20 años equivale a 3 veces la capital

  • Los incendios han calcinado en dos décadas 37.432 hectáreas, de las que un tercio ardieron en 2004 en El Madroño · Más de la mitad de los desastres forestales tuvieron su origen en la quema de pastos

Más de 37.000 hectáreas han ardido en los últimos 20 años en la provincia de Sevilla, una cifra que equivale a más de 30.000 campos de fútbol y que supone casi tres veces el tamaño de la capital andaluza. Son datos que se extraen del informe anual sobre incendios forestales elaborado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y que pueden ayudar a despertar conciencias en el que se considera el periodo de mayor riesgo de incendio del año. En los últimos días, el peligro es muy alto en Andalucía, sobre todo, en las provincias de Cádiz, Málaga y Sevilla.

No obstante, los datos del Plan Infoca revelan que el verano no está siendo especialmente caliente en la provincia de Sevilla este año, sobre todo, si se comparan las cifras con otros ejercicios anteriores. El balance de la Junta de Andalucía refleja que entre 1988 y 2008 se han alternado etapas en las que Sevilla ha estado al rojo vivo, pues el número de metros calcinados ha sido muy superior a la media, que se sitúa en 1.871 hectáreas quemadas por año.

Por ejemplo, en 1991 ardieron 7.153 hectáreas, mientras que 2004 fue un año en el que se batieron todos los récords negativos. En concreto, ese verano ardieron un tercio de las hectáreas calcinadas en las últimas dos décadas. En total, se quemaron 17.745 hectáreas debido, en gran parte, al desastre forestal en el que murieron dos personas mayores y que tuvo lugar en el entorno de Riotinto, afectando a las provincias de Huelva y Sevilla. En esta última demarcación ardieron más de 15.000 hectáreas, siendo El Madroño el municipio más castigado.

En el extremo opuesto de aquel fatídico 2004 se sitúan los años 1996 y 1997, en los que se quemaron 97 y 31 hectáreas, respectivamente. En esa misma línea se coloca también el pasado 2008, que se cerró con 51 hectáreas calcinadas, siendo Sevilla la tercera provincia andaluza con menor número de incendios durante el año pasado.

Simplificando los números, a lo largo de los últimos 20 años se han producido, sólo en la provincia de Sevilla, más de 733 incendios y 2.278 conatos. El estudio elaborado por Medio Ambiente revela que casi la mitad de ellos fueron intencionados. Un dato curioso: el informe incluso disecciona los fuegos por días de la semana y detalla que, en su mayoría y sin un motivo que lo explique, ocurrieron durante los miércoles y los jueves.

Sólo el año pasado, más de la mitad de los incendios, el 56%, fueron intencionados. Principalmente, los provocaron los pastores y ganaderos que querían regenerar el pasto. Aunque gran parte de los fuegos también fueron originados por pirómanos.

La siguiente causa que provocó más llamas en los montes y bosques de la provincia de Sevilla fueron las negligencias, que casualmente también tuvieron lugar en su mayoría durante los miércoles y jueves. Colillas, hogueras y barbacoas mal apagadas propiciaron el 27% de los desastres forestales.

Otros motivos que provocaron incendios en Sevilla en las últimas dos décadas fueron las causas naturales, que en total originaron los 22 incendios. Además, las causas accidentales provocadas, entre otros motivos, por tendidos eléctricos y por rayos, fueron las culpables de 187 fuegos. Y otros 640 incendios se extinguieron sin que se pudieran averiguar nunca sus causas.

En lo que va de año se han generado algunos desastres forestales de importancia en la provincia de Sevilla. El pasado 29 de julio se declaró un incendio en San Nicolás del Puerto que obligó a desalojar a unas 70 personas de dos campings situados en este municipio de la Sierra Norte. El fuego, que acabó con 200 hectáreas de superficie de monte, pudo ser provocado por un generador eléctrico que se estaba utilizando para el rodaje de una película en un paraje de la zona afectada.

Otro incendio causado supuestamente por la quema ilegal de rastrojos tuvo lugar en la vaguada del arroyo de Montijo, una zona que se sitúa entre los términos municipales de Camas y Castilleja de Guzmán. La labor de los Bomberos evitó que las llamas alcanzaran los jardines de Forestier, de reconocido valor. El balance correspondiente al verano de 2009 todavía no está cerrado y la Junta espera presentarlo una vez que concluya el año.

El dispositivo de lucha contra los incendios forestales, el Plan Infoca, intervino a lo largo de 2008 en 483 siniestros en toda Andalucía, que calcinaron 10.985 hectáreas. Así lo afirmó la semana pasada la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, quien añadió que en las últimas campañas este plan ha "demostrado su eficacia" con la reducción de un 71,3% de los incendios derivados por quemas de pastos. También han disminuido en un 27% los provocados por quema de rastrojos, y en un 46,9% los procedentes de hogueras o barbacoas deficientemente apagadas.

Desde 1996 hasta la actualidad se han reforestado 77.800 hectáreas de terrenos afectados por los incendios, lo que ha supuesto una inversión global de 163 millones de euros. La Junta de Andalucía mantiene activado durante todo el año el Plan Infoca para la lucha contra los incendios en un 2009 en el que ya han muerto 12 personas en toda España a consecuencia del fuego (tres civiles y nueve profesionales).

El presupuesto destinado a las tareas de extinción y prevención para la provincia de Sevilla en 2009 alcanza los 19,4 millones de euros, cinco millones más que en 2008. Este plan está apostando este año por la aplicación de nuevas tecnologías en la lucha contra el fuego. Incluido en el dispositivo de vigilancia permanente está el Sistema Bosque, una aplicación tecnológica para la detección temprana de los focos. Está formada por una red de cuatro cámaras de vigilancia óptica por infrarrojos capaces de monitorizar su entorno en un radio de 20 kilómetros. Este dispositivo está apoyado por grupos de vigilancia formados por profesionales y voluntarios.

La provincia de Sevilla dispone de 19 grupos locales de pronto auxilio, 25 agrupaciones de defensa forestal y planes de prevención de incendios en 1.514 fincas privadas. Infoca cuenta además con más de 100 autobombas terrestres, 24 helicópteros, seis aviones de carga en tierra y tres aviones de coordinación y vigilancia para controlar que no se realicen barbacoas ni quemas agrícolas durante los meses en los que el riesgo de incendios es más alto. La Junta ha dispuesto también a un técnico en cada provincia andaluza a disposición de los ayuntamientos situados en zonas de riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios