Provincia

La crisis del grupo socialista podría dejar al gobierno local en minoría

  • La alcaldesa despoja de sus áreas a tres ediles, que forman parte de un grupo de ocho muy crítico con su gestión · La oposición denuncia la parálisis municipal

Comentarios 5

Una de las mayorías más contundentes del PSOE en la provincia -la de Castilleja de la Cuesta, donde acaparó el 64% de los votos y 12 de 17 ediles- podría tambalearse por la crisis interna que el grupo arrastra, al parecer, desde el principio del mandato y que se materializó el lunes cuando la alcaldesa, Carmen Tovar, cesó a tres concejales de las áreas que tenían asignadas. Nueve permanecen en el gobierno, lo justo para la mayoría aboluta.

Los cesados son Manuel Benítez (número dos en la lista que concurrió a las elecciones y que era edil de Medio Ambiente, después de que ya en enero Tovar le destituyera como primer teniente de alcalde); Carmen Herrera, número tres y delegada de Relaciones Institucionales, Atención Vecinal y Comunicación; y Juan Manuel Aguas, el seis, de Desarrollo Local y Turismo.

Consultado por este diario, Benítez -un veterano del Ayuntamiento- eludió valorar los hechos, pero confirmó que no renunciarán a sus actas de concejales y se mostró a favor de intentar "reconducir de una forma u otra la situación", porque "todos somos buenas personas", destacó. La alcaldesa mantuvo silencio y sólo un portavoz municipal confirmó los decretos de cese, de los que se dará cuenta en un próximo Pleno, este mes.

Otras fuentes municipales apuntan a que dentro del grupo de doce ediles socialistas, ocho mantienen una postura muy crítica con Tovar y que ha hecho que, a estas alturas, no se hayan aprobado dos proyectos importantes, como los presupuestos (se avanzó a la oposición una drástica caída de los ingresos), y un plan de estabilidad laboral, cuyo borrador preveía hacer fijos a muchos trabajadores contratados por la regidora, con el que no estaba de acuerdo el grueso de su grupo. Ya en el Pleno de constitución del Ayuntamiento, Tovar recibió un voto menos de los que le hubieran correspondido por sus ediles, mientras que IU, que sólo tiene un concejal, tuvo dos papeletas. La crisis podría haber estallado ahora porque se ha confirmado que Tovar -miembro destacado de la Ejecutiva del PSOE-A- no va a dejar el Ayuntamiento para ocupar una Consejería, como se barajó. La oposición, cuatros ediles del PP y uno de IU, ya han alertado que estas tensiones en el PSOE están perjudicando la gestión municipal. El portavoz popular, Rafael Baena, asegura que está "paralizada" por el miedo de Tovar a que sus ediles voten en contra sus proyectos en el Pleno. "Debe asumir su responsabilidad ante esta alarmante situación de irresponsabilidad", dijo, y lamentó la falta de explicaciones a la oposición y a los ciudadanos. Incluso, apuntó la posibilidad de que la situación empeore y Tovar quede en minoría con nuevos ceses o renuncias entre los ediles críticos.

De forma similar se manifestó el edil de IU, Tomás Arias, quien asegura que nadie se ha sentado a hablar con él de moción de censura -parece que se descarta- o de acuerdos para garantizar una gobernabilidad que, contra todo pronóstico, podría tambalearse. Arias apunta que, en ese caso, pondría condiciones claras, como la retirada del plan de estabilidad laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios