Provincia

Una nevada que no llega a cuajar activa las medidas de emergencia

  • Las bajas temperaturas en Cazalla, Guadalcanal, Constantina y Alanís se tradujeron en copos de nieve que no pasaron de blanquear campos y tejados

A primera hora de la tarde de ayer empezó a nevar en la mayor parte de los municipios de la Sierra Norte de Sevilla, afectados por las secuelas de la ola de frío polar procedente de Europa que azota a buena parte de España. Guadalcanal, Cazalla de la Sierra, Constantina y, en menor medida, Alanís vivieron un fenómeno meteorológico que ya se produjo hace dos años en la misma comarca, muy frecuentada por visitantes de la capital y de otras zona de Andalucía.

La nevada dejó una estampa invernal en todos esos municipios y, al mismo tiempo, obligó a sus respectivos ayuntamientos a tomar medidas de emergencia, aunque según fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de las diferentes localidades la nevada no provocó incidencias puesto que prácticamente no cuajó y sólo se hizo notar en los tejados y en el campo.

Los vecinos de los pueblos de la Sierra Norte salieron a la calle para disfrutar de los primeros copos de nieve de este invierno y revivir estampas que se están repitiendo en buena parte de la geografía nacional.

Las nevadas comenzaron en Guadalcanal hacia las tres de la tarde, según Eduardo Cordobés, teniente de alcalde del municipio. A pesar de que la mañana estuvo despejada, las nubes se fueron formando a lo largo del día. El pueblo "todo está blanco y nublado", declaró el regidor a Europa Press a primera hora de la tarde. La previsión era que siguiese nevando durante todo el día debido a que la humedad era del 98% y las temperaturas oscilaban entre los dos grados centígrados y un grado bajo cero.

Esta estampa "de postal" se repite cada año en Guadalcanal, ya que se encuentra a una altitud de 697 metros sobre el nivel del mar y las temperaturas suelen ser muy bajas durante el invierno. En Cazalla de la Sierra "está nevando y todo está blanco", según la gráfica descripción de Carmelo Conde, alcalde de la localidad inmortalizada por su aguardiente.

Conde indicó que estaban activados los servicios de emergencia municipales y la unidad de bomberos, ya que además de la nieve las temperaturas estaban oscilado en Cazalla entre los cuatro grados bajo cero que se registraron durante la madrugada y los tres grados de las doce del mediodía.

En Alanís, municipio situado a 650 metros de altitud sobre el nivel del mar, cayeron unos copos de nieve en torno a las once de la mañana que no llegaron a cuajar. La situación se repitió en torno a las dos de la tarde con idénticos resultados, aunque vecinos de esta población aseguraron que con las gélidas temperaturas que están teniendo, en el momento que una nube descargue, la lluvia puede cuajar en nieve. Fuentes municipales de Alanís confirmaron estos extremos y reiteraron el frío intenso que se registra.

La Sierra Norte es la comarca sevillana más proclive a este tipo de manifestaciones atmosféricas y la población está pendiente de una postal navideña con la Navidad ya caducada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios