Almería

El AVE, libre de obstáculos, empieza a remontar el vuelo

Iván Gómez

Las infraestructuras que más condicionarán el futuro desarrollo económico y social de la provincia, con la excepción de los tramos pendientes de la Autovía del Mediterráneo en la costa granadina, han recibido un impulso considerable a lo largo del último año. El Aeropuerto de Almería y las instalaciones portuarias, entre otras actuaciones ligadas al transporte, han iniciado o concluido obras fundamentales para su crecimiento, se han mejorado y mucho las carreteras de la provincia y el soterramiento ha visto como, después de muchos años de parálisis, se constituía la sociedad que gestionará esta intervención que cambiará por completo la fisonomía de la ciudad, pero el principal hito lo han vivido las comunicaciones ferroviarias.

La Alta Velocidad ha dejado de ser una utopía para los almerienses que en 2010 han podido acariciar las obras. El propio ministro de Fomento, José Blanco, visitó la construcción del túnel de Sorbas en el que trabaja la mayor tuneladora del país al ser un auténtico reto para la ingeniería civil. Se está trabajando con la última tecnología en cuatro tramos adjudicados del AVE entre las provincias de Almería y Murcia con un presupuesto superior a los 435 millones de euros. A finales del pasado año se consiguió desbloquear por completo el trazado, superando los estudios y declaraciones de impacto medioambiental todos los tramos complementarios que ya se encuentran en fase de licitación de los proyectos constructivos con la excepción del último trayecto de la capital que depende del proyecto de integración de las vías del ferrocarril a su paso por la ciudad. Después de muchos años de retrasos y acusaciones partidistas entre administraciones, como los recursos que presentaron ayuntamientos gobernados por el PP al anterior trazado, ni el ministro se atreve a dar fechas sobre la llegada de la Alta Velocidad a la provincia, si bien es cierto que ya hay obras donde antes sólo había estudios y proyectos. Es más, la Mesa de las Infraestructuras, reunida a mediados de enero de este año, reconoció el impulso que han recibido las comunicaciones ferroviarias en la provincia desde que llegó a la Subsecretaría de Fomento el almeriense Jesús Miranda Hita.

El objetivo ahora es que se ejecuten por completo los 261 millones de euros contemplados en los Presupuestos Generales del Estado para 2011. La esperanza de viajar a Madrid en tres horas y cuarto y en sesenta minutos más a Barcelona ya se palpa en una provincia con carencias históricas, aislada durante décadas del resto de la península, y se traducirá en una inversión de 2.500 millones de euros en la línea del Corredor Mediterráneo a Murcia, que cuenta con 199 kilómetros de los que 110 se realizan en territorio almeriense. El AVE será una de las infraestructuras más importantes de la historia de la provincia en materia de comunicaciones y también para la economía local y no se limitará al trazado costero. La Alta Velocidad también conectará a la provincia con Granada, siendo un proyecto que llegará mucho después porque aún está en fase de alegaciones. Cada uno de los 62 kilómetros que contempla este trazado costará 13 millones de euros por la complejidad de una orografía que obligará a Fomento a construir 23 viaductos y 16 túneles. Será uno de los proyectos más complicados de los ejecutados en nuestro país porque en los apenas 80 kilómetros que separan Huéneja de Almería se tiene que salvar un desnivel de 1.100 metros. El AVE, libre de obstáculos, empieza a remontar el vuelo y ahora más que nunca requiere el compromiso de todas las fuerzas políticas para que la crisis no le corte las alas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios