Alavés-Betis

Un plan falto de efectividad

  • Los de Setién pagaron la ausencia de gol ante un rival al que dejaron vivo

Loren intenta marcharse de Maripán en un lance del partido. Loren intenta marcharse de Maripán en un lance del partido.

Loren intenta marcharse de Maripán en un lance del partido. / David Aguilar / Efe (Vitoria)

El gol, lo más importante en fútbol, es lo que le faltó al Betis para haber ganado al Alavés. En esta ocasión (no ante el Levante), el cuadro verdiblanco sí dispuso de ocasiones muy claras, de las de verdad –no las que se cuentan usando la estadística para enmascarar la realidad– para sumar los tres primeros puntos del campeonato, y no sólo uno.

Un botín escaso para un equipo de Quique Setién que realizó una buena primera parte, con las ideas muy claras: presión intensa y alta, buena manija del balón con velocidad y verticalidad –así es la única manera de que el fútbol de posesión sea útil– y oportunidades clarísimas. De hecho, en los primeros cinco minutos de partido, Francis y Guardado pudieron poner por delante a los suyos. Comodidad total para un Betis que tuvo en Inui otro balón clara para haber permitido a su equipo irse al descanso ganando, dejando vivo a un Alavés que en el segundo acto, sobre todo al comienzo, equilibró las fuerzas ante un Betis venido a menos pero que volvió a perdonar ante el gol. Y eso que Setién no dudó en poner toda la artillería en el campo, pero sin pólvora no se puede ejecutar un buen plan.

La pizarra del Betis. Fuente: elaboración propia. La pizarra del Betis. Fuente: elaboración propia.

La pizarra del Betis. Fuente: elaboración propia. / Dpto. de Infografía

Defensa

En el primer tiempo, Mandi, Bartra y Feddal vivieron muy cómodos ante la falta de mordiente del Alavés, que sin embargo fue otro a la vuelta de la caseta. De hecho, con empuje e intensidad, con Jony, Wakaso y la entrada de Guidetti, llegó a meter al equipo verdiblanco en su campo. Ahí sí sufrió el Betis, al igual que en los minutos finales con Twumasi.

Ataque

El Betis empezó muy bien el choque, con Guardado en la manija, Canales filtrando balones, Júnior y Francis –éste más desentonado que su compañero del flanco izquierdo– subiendo por los carriles, Inui y Loren moviéndose y creando peligro... Muchos argumentos en los de Setién, pero sin pegada. Y en la segunda mitad, pese a que los heliopolitanos estuvieron más discretos, volvieron a gozar de ocasiones. Algunas de juego directo (balón largo de Mandi, la peina Loren y Sanabria perdona) y otras en acciones individuales, como las de Tello. Setién apuró el último cambio para meter a Boudebouz como otro recurso ofensivo, pero a pesar de tener también al argelino en el campo –éste desaprovechó los minutos que tuvo–, no llegó el gol de un Betis que suma dos jornadas sin ver portería.

Virtudes

Se vieron todas en los primeros 45 minutos. Un Betis bien plantado, intenso, con las ideas claras, vertical y rápido en su fútbol para generar ocasiones claras, sin problemas en defensa...

Talón de Aquiles

Los defectos se vieron en el segundo acto. Sobre todo en los primeros veinte minutos, donde el Alavés equilibró las fuerzas y fue mejor. No obstante, el gran y principal problema del Betis fue claro: la falta de puntería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios