El partido del Betis | Análisis Lo Celso guía un recital hacia el gol

  • La medular bética dispone y los delanteros anotan

Loren remata el centro de Guardado para lograr el 0-1. Loren remata el centro de Guardado para lograr el 0-1.

Loren remata el centro de Guardado para lograr el 0-1. / Joaquín Corchero

El Betis despidió la temporada a lo grande, con una victoria ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, por más que el conjunto madridista haya firmado su peor temporada del siglo XXI. Los verdiblancos afrontaron el duelo como si algún objetivo estuviera en juego y salieron a relucir esas enormes virtudes que posee su plantilla, sobre todo con un centro del campo a la altura de los mejores que deja en mal lugar ese décimo puesto final.

Con Lo Celso, con mucha libertad de movimientos entre líneas, al mando de las operaciones, y siempre bien escoltado por William Carvalho y Guardado, el Betis se adueñó del ritmo del partido, sobre todo en un segundo tiempo en el que además aprovechó los espacios para llegar hasta la portería de Keylor Navas con mucho peligro.

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Y también aparecieron sus delanteros, los que han sido tan criticados a lo largo de la campaña, para certificar la victoria con dos remates en boca de gol que sí aprovecharon ese despliegue ofensivo de su medular.

Defensa

Salió el Betis dispuesto a marcar territorio con una presión en campo rival que asfixió a un Real Madrid que no estaba preparado para un encuentro de esa intensidad. La zaga verdiblanca sincronizó sus movimientos para dar el paso adelante cuando el equipo apretaba o para recular cuando el equipo blanco era capaz de salir con la pelota, algo que sucedió en contadas ocasiones y casi siempre por el lado izquierdo.

Únicamente Vinicius, por su capacidad en el uno contra uno, puso en apuros a los defensas béticos, aunque la figura de Pau López también emergió para dejar la portería a cero.

Ataque

Este Betis de centrocampistas realizó ese fútbol que tanto le gusta en los grandes escenarios. Aunque al principio le faltó profundidad a ese fútbol, con el paso de los minutos fue aprovechando los espacios para plantarse en el área madridista. Lo Celso, espectacular como guía del juego, disfrutó a su antojo; luego, Setién metió velocidad con Tello y Jesé para hacer más daño a un Real Madrid que ya había dimitido del partido.

Giovani Lo Celso realiza una indicación durante el partido. Giovani Lo Celso realiza una indicación durante el partido.

Giovani Lo Celso realiza una indicación durante el partido. / Joaquín Corchero

Virtudes

El atrevimiento para presionar en campo rival; y la calidad de la medular para imponer el ritmo.

Talón de Aquiles

Algunos despistes defensivos casi cuestan goles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios