Betis | Análisis

Esperando el crecimiento

  • El Betis sigue sin ser fiable y no termina de abandonar una irregularidad que lo condena a la mediocridad

  • Problemas en la finalización, errores atrás y poco manejo del 'otro fútbol'

Alexis Trujillo, Borja Iglesias, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, en la presentación en verano del punta verdiblanco.

Alexis Trujillo, Borja Iglesias, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, en la presentación en verano del punta verdiblanco. / Pepo Herrera / EFE (Sevilla)

El empate del Betis en Ipurua fue una muestra más de la irregularidad en la que siguen metidos los verdiblancos, que en lo que va de Liga sólo han conseguido ganar un partido (1-2 en Mallorca) a domicilio. De nuevo, volvieron a verse los problemas en la finalización de cara a la portería, los errores groseros en defensa, como en el tanto eibarrés, y otras cuestiones que tienen que ver con ese otro fútbol que no termina de dominar el equipo de Rubi.

A eso hay que unirle algunas decisiones del técnico que no terminan de ser acertadas, como la suplencia de Loren y su apuesta continua por Borja Iglesias, amén de otros aspectos de la planificación del proyecto actual de ABA, y la ausencia de un referente, tanto en lo deportivo como en lo institucional, que empatice y comparezca ante el aficionado bético.

Los verdiblancos sólo han ganado un duelo en Liga a domicilio en lo que va de temporada, en Mallorca

Especialmente, en momento como los vividos en Vallecas, en la Copa, o en la situación actual en la Liga, a ocho puntos del sexto (Atlético) y a seis del séptimo (Villarreal), en el caso de que esta plaza sirva finalmente para ir a Europa, con el fin de alentar a la parroquia heliopolitana para intentar remontar el vuelo con los puntos que quedan por delante en busca del objetivo europeo y endulzar en cierto modo la sensación amarga que reina en torno a los heliopolitanos en este recién comenzado mes de febrero.

Con el buen rendimiento de Loren, sorprende que Rubi le siga dando la titularidad a Borja Iglesias

El Betis, en Ipurua, salió con las ideas claras, bien plantado, se puso por delante con una buena jugada de pizarra que materializó Fekir, que esta vez sí estuvo bastante bien y no tan guadianesco como en ocasiones anteriores, y pudo hasta sentenciar antes de un fallo grosero en la salida de la pelota que recordó al pasado más reciente. A partir de ahí, y en la segunda parte, ocasiones para ambos equipos, evidenciando los de Heliópolis problemas para finalizar de cara al gol y más contundencia atrás en las contras eibarresas, pues son ya 34 los goles que los de Rubi llevan encajados, los mismos que Levante y Leganés y sólo superados por Mallorca (38) y Espanyol (40), colista.

Pese a las sensaciones y a la clasificación, el Betis está a tiempo de evitar otro fracaso de ABA

En ataque volvió a llamar la atención la insistencia de Rubi de seguir dándole la titularidad a Borja Iglesias (3 goles y 2 asistencias en Liga), quien no está cumpliendo las expectativas generadas en verano con la apuesta de casi 30 millones de euros que desembolsó la entidad heliopolitana, por delante de Loren, cuyo rendimiento está siendo mejor (8 goles y 2 asistencias).

Por otro lado, los lunares en la planificación siguen patentes, como en la portería, a la espera de ver qué sigue ofreciendo Aleñá y lo que demuestra Guido Rodríguez, quien de momento está por detrás de Édgar, de ahí que los verdiblancos sigan a la espera de que aparezca el deseado rendimiento inmediato. También, en este Betis, sobre todo a domicilio, se echa en falta el manejo del otro fútbol, de mostrar oficio en determinados momentos de los partidos, saber parar el encuentro cuando hay que hacerlo, no arriesgar tanto sacando la pelota al pie, protestar al árbitro cuando hay que hacerlo de verdad... En definitiva, dosis de maldad competitiva, de ese carácter y gen ganador tan necesario en el fútbol para crecer.

Cuatro directores deportivos y siete entrenadores en cinco campañas de HyC

Así, y a pesar de las sensaciones que transmite el Betis, reflejadas en la eliminación copera y el puesto duodécimo de la clasificación, aún tiene éste puntos por delante para revertir la situación del proyecto deportivo de ABA, que en cinco campañas suma cuatro responsables deportivos (Eduardo Maciá, Miguel Torrecilla, Lorenzo Serra Ferrer, José Miguel López Catalán) y siete entrenadores (Pepe Mel, Juan Merino, Gustavo Poyet, Víctor Sánchez del Amo, Alexis Trujillo, Quique Setién y el actual, Rubi) y sólo con la llegada del balear se vio un punto de inflexión. Por ello, la parroquia verdiblanca sigue esperando el crecimiento deportivo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios