El partido del Betis | Análisis

Del control al desbarajuste

  • Un gran arranque de partido pone en ventaja a los verdiblancos, que luego dan un paso atrás y acaban sufriendo

  • Joel Robles se erige en figura tras quedarse sin energías en la medular

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Le cuesta al Betis de Rubi cuajar un partido completo, pero al menos esta vez 45 minutos de buen fútbol fueron suficientes para obtener el primer triunfo como visitante y enlazar esa segunda victoria seguida que despeja el horizonte inmediato del equipo y del entrenador.

Fue un Betis de dos caras en Son Moix. El inicial, con tres cambios en el once –Feddal y Pedraza por los lesionados Sidnei y Álex Moreno, más Bartra– y con el mismo tridente ofensivo generando peligro, cuajó 45 minutos de gran fútbol y encauzó la victoria; el final, metido atrás y sufriendo sin la pelota, se aferró a la figura de Joel Robles para traerse los tres puntos de vuelta a Sevilla.

Joaquín celebra su tanto de penalti junto a Bartra y Feddal. Joaquín celebra su tanto de penalti junto a Bartra y Feddal.

Joaquín celebra su tanto de penalti junto a Bartra y Feddal. / Cati Cladera / Efe

La falta de energías en el centro del campo y la carestía de efectivos para refrescar –en el banquillo sólo estaban Kaptoum, que acabó entrando al final, y el canterano Ismael– dejaron al Betis a merced de un Mallorca que quitó el freno y se desató para generar numerosas llegadas al área verdiblanca.

También pudo el Betis sentenciar al contragolpe, pero la falta de eficacia en los metros finales lo llevó a buscar el control a través del balón, aunque nunca lo consiguió y sufrió hasta el pitido final de Martínez Munuera.

Defensa

Repitió Rubi la exitosa idea de la semana anterior, aunque esta vez Bartra ejerció esa función de pivote para que el equipo presionara en zonas adelantadas y de tercer central para iniciar el juego, y el Betis volvió a controlar el ritmo del partido y sólo los despistes de los laterales, Pedraza y Emerson, dejaron huecos a las intentonas del Mallorca.

Pero con el paso de los minutos y el desgaste acumulado, Bartra acabó dando un paso atrás para meterse como un central más cuando el Betis no tenía la pelota. Esa falta de efectivos y fuerzas en la medular convirtió el partido en un correcalles beneficioso para el Mallorca, que ya contaba con Lago Júnior sobre el césped. Ahí emergió Joel Robles para realizar varias paradas de mérito que salvaron al equipo.

Ataque

Con Bartra iniciando el juego desde la zaga, Canales también daba un paso atrás para convertirse en el nexo de unión y lanzar al equipo. Ahí compareció un Betis dominador que también le daba velocidad al juego con las conducciones del propio cántabro y de ese trío ofensivo formado por Fekir, Loren y Joaquín, quienes, con su movilidad, trajeron en jaque a la zaga local.

Tras el descanso, y con el Mallorca concediendo espacios, el Betis dispuso de varios contragolpes para sentenciar, pero unas veces faltó acierto en el último pase y otras en el remate, ya fuera con Loren o Borja Iglesias sobre el césped.

Los tardíos cambios de Rubi con las entradas de Kaptoum y Diego Lainez tampoco aportaron soluciones ofensivas ni el pretendido control del juego.

Virtudes

El arranque, con personalidad para apretar arriba, controlar el balón y generar ocasiones.

Talón de Aquiles

Concedió atrás, sobre todo cuando se rompió en la medular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios