Betis Deportivo-Espeleño El Betis Deportivo resuelve por la vía rápida (5-1)

  • Los pupilos de José Juan Romero necesitaron un solo período para desbaratar al Espeleño

Celebración de uno de los goles del Betis Deportivo. Celebración de uno de los goles del Betis Deportivo.

Celebración de uno de los goles del Betis Deportivo. / Real Betis

No desaprovechó el Betis Deportivo la oportunidad de volver a ganar en casa y arrolló al Atlético Espeleño en poco más de media hora. Con un póker del cordobés Nané, que se mostró letal en el área adversa, los heliopolitanos recuperaron sensaciones y sumaron su duodécima victoria de la temporada, aunque deberán seguir insistiendo para retornar a puestos de play off.

El cuadro dirigido por José Juan Romero inició el envite con energía, sabiendo que, tras los pinchazos ante Coria y Ceuta, los tres puntos no se podían escapar esta vez. Y apenas nueve minutos tardó Nané en abrir la lata. Lo hizo a puerta vacía, después de que Rober errase un mano a mano ante Gonzalo. Poco más tarde, ya con marcador a favor, el portero visitante volvió a ganarle la partida al extremeño en una situación idéntica, síntoma de que los verdiblancos querían más.

Sin embargo, cumplido el primer cuarto de hora, el Espeleño dio algo de incertidumbre al choque con un tanto de Samu Sánchez. Una mala salida de Sergio Tienza permitió al delantero cabecear a placer e igualar el marcador. Aunque el gol no restó ánimos al filial bético, que se restableció pronto y agudizó su dominio. Sin que hubiesen pasado diez minutos desde el empate cordobés, Calderón recogió un balón cerca del área visitante, atrajo a dos marcas y deslizó el balón con el exterior del pie hacia Nané, que fusiló el marco de Gonzalo. La asistencia sería sólo un prólogo de la performance del juvenil.

Instantes después, la escena se repetía, con Calderón habilitando a Rodri, respondiendo esta vez con contundencia Gonzalo. El guardameta sacó luego una mano prodigiosa a un disparo lejano de Meléndez. Y blocó un intento a bocajarro de Nané. Aunque nada pudo hacer en el 3-1, también obra del delantero verdiblanco. Un desajuste de la zaga cordobesa le dejó el gol en bandeja. Al descanso, todo estaba sentenciado.

Tras la reanudación, otra aparición de Calderón en el flanco izquierdo se tradujo en el cuarto de la cuenta bética. Su centro raso llegó a pies de Simón, que la cedió a Rodri para que éste acribillase a Gonzalo. A los 55 minutos, Nané certificó la goleada en otro gol de 9 puro, en el área chica, anticipándose a varios zagueros. El quinto tanto terminó por destensar a los dos bandos. Y sólo la frescura de Irizo o Nieto, que salieron desde el banco, dio lugar a algún acercamiento más de peligro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios