Betis-Girona | Contracrónica

El Villamarín tiene hambre

  • La unión entre la afición y el equipo sigue intacta en una temporada con la ilusión de tocar plata

  • El vestuario se vuelca con Sidnei, Sergio León recibe el cariño de la grada y Lainez debuta en casa

Tello muestra la camiseta de Sidnei en la celebración de su gol. Tello muestra la camiseta de Sidnei en la celebración de su gol.

Tello muestra la camiseta de Sidnei en la celebración de su gol. / Antonio Pizarro

La afición del Betis se marchó ayer a casa con un gran sabor de boca, el que le dejó el triunfo, con subidón final, sobre el Girona para ver a su equipo a cuatro puntos de la cuarta plaza y con una ilusión máxima puesta tanto en la Copa como en la Liga Europa.

El beticismo tiene hambre de títulos, entiende que hay mimbres para ello y ayer volvió a quedar patente de nuevo la unión que existe entre el equipo y la hinchada heliopolitana, que ya en los corrillos futbolísticos, en los prolegómenos del partido, tenía en la mente la cita copera de cuartos de final ante el Espanyol. Los béticos mostraron su enfado con su equipo con el pitido final de la primera parte, pero en la segunda, con el "¡Betis, mi viejo amigo, esta tarde volveré a estar contigo...!" sonando con fuerza en el Benito Villamarín el público se enchufó con el Betis y llegó el empate. A partir de ahí, el sufrimiento apareció en una grada que con la misma fe que su equipo veía que el triunfo era posible. Y éste llegó...

Alegría máxima tras el final del partido, con los jugadores celebrando el triunfo en el centro del campo mientras escuchaban cómo la afición cantaba el himno a capella. Y todo, con detalles que evidenciaron el excelente ambiente que sigue reinando en el vestuario bético, como el que los jugadores tuvieron con Sidnei en un día difícil para el central por el fallecimiento de un familiar muy cercano. Camisetas con el nombre y número del brasileño en cada celebración de cada tanto y tras el pitido final, abrazos de todos sus compañeros y cuerpo técnico con él para animarlo en este difícil momento.

Dentro de ese otro partido que se vivió en Heliópolis destacó la enorme ovación y los cánticos de "¡Sergio, Sergio!" cuando el de Palma del Río saltó al campo a calentar y, posteriormente, al terreno de juego en sustitución de Sanabria (71’). La afición demostró así su disconformidad con el hecho de que el máximo goleador del Betis la pasada temporada apenas tuviera ocasiones de jugar en lo que va de temporada y su continuidad en el Betis no esté ahora muy clara. Tanto es así que Quique Setién, en la rueda de prensa posterior al partido indicó lo siguiente: "No contemplo tener cuatro delanteros en la plantilla".

También fue recibido con muchos aplausos Diego Lainez en su debut como futbolista del Betis. El mexicano entró por Loren quedando diez minutos de partido por delante y no se escondió. Demostró valentía para pedir la pelota y encarar, como buen síntoma en la carta de presentación de esta firme apuesta de Lorenzo Serra Ferrer, que sigue trabajando en su idea de reforzar al conjunto verdiblanco con la llegada de un delantero. Un punta que dé al Betis otro salto de calidad en una temporada que sigue cargada de ilusión para una afición y un equipo que tienen claro que es el momento de aspirar a conseguir cosas importantes, de dar un paso más al frente para que el crecimiento que pretende el club verdiblanco se traduzca en lo verdaderamente importante en un club de fútbol, empezar a meter plata en las vitrinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios