Betis Piezas para el equilibrio

  • Pellegrini tampoco encuentra la fórmula para mejorar el rendimiento defensivo de un Betis de nuevo muy goleado

  • Los cambios en la zaga favorecen la inestabilidad del equipo

Pellegrini observa el entrenamiento con Antonio Cordón dialogando con Alexis. Pellegrini observa el entrenamiento con Antonio Cordón dialogando con Alexis.

Pellegrini observa el entrenamiento con Antonio Cordón dialogando con Alexis. / Juan Carlos Muñoz

El Betis vuelve a padecer un viejo problema ya conocido. Once goles encajados en las siete primeras jornadas de Liga han vuelto a poner el foco en el sistema defensivo. Manuel Pellegrini, el entrenador que llegó apuntando a ese handicap desde el primer día, tampoco está encontrando la fórmula para mejorar el rendimiento del equipo, al que su fragilidad atrás lo está condenando de nuevo a las derrotas.

"Se han encajado muchos goles para tener aspiraciones, hay muchas causas. Empezaremos el trabajo desde pretemporada para mejorar en todos los sentidos, no sólo a nivel defensivo, sino tratar de ser un equipo que convierta la mayor cantidad de goles posibles. Habrá algunos cambios y haremos todo lo posible para mantener un equipo equilibrado y que gane. En este deporte hay que ganar", expuso Pellegrini en su presentación tras heredar un equipo que había encajado 52 goles en la temporada 15-16, 64 en la 16-17, 61 en la 17-18, 52 en la 18-19 y 60 la pasada campaña.

Si durante la pretemporada y las dos primeras jornadas, el cambio de sistema impuesto por Pellegrini pareció dar resultado, en los últimos cinco encuentros los heliopolitanos han encajado esos once goles y únicamente en Mestalla, ante un Valencia muy menor, fueron capaces de dejar la portería a cero. El técnico chileno quiso mejor el equilibrio del equipo con la colocación de un doble pivote por delante de la zaga de cuatro, pero el Betis vuelve a dejar demasiados espacios a sus rivales, que los están aprovechando para acercarse con mucho peligro a la portería bética.

William Carvalho junto a Miranda. William Carvalho junto a Miranda.

William Carvalho junto a Miranda. / Juan Carlos Muñoz

De hecho, en estas siete jornadas, al Betis le ha rematado en 61 ocasiones, 25 entre los tres palos, un 40% del total. Además, de esos 25 remates, once ha terminado en gol, con lo que un 44% de los disparos a puerta ha significado un tanto en contra para los verdiblancos, un dato revelador de esas facilidades con las que rematan los rivales.

El cuadro verdiblanco viene poniendo en práctica una presión en campo contrario que, si bien le permite recuperar numerosos balones en zonas de peligro, también obliga a colocar muy adelantada la línea defensiva, por lo que los rivales hallan muchos espacios cuando son capaces de superar esa presión. Así ocurrió ante el Real Madrid, el Getafe, la Real Sociedad o el pasado sábado ante el Atlético de Madrid, equipos que encontraron dificultades para iniciar el juego, pero que también se plantaron con facilidad en el área heliopolitana.

Borja Iglesias dialoga con Sanabria, con Joel y Guido justo detrás. Borja Iglesias dialoga con Sanabria, con Joel y Guido justo detrás.

Borja Iglesias dialoga con Sanabria, con Joel y Guido justo detrás. / Juan Carlos Muñoz

También el factor físico y de concentración está desempeñando un papel en estas desaplicaciones. La alta exigencia a la que se somete el Betis en la presión cuando no tiene la pelota está repercutiendo en los jugadores, que están sufriendo un bajón en el rendimiento en las segundas partes. E incluso a jugadores como Joaquín o Fekir, implicados en ese trabajo sin la pelota, también se los ve faltos de frescura cuando tienen el balón y necesitan generar desequilibrio.

Tampoco Pellegrini encuentra una estabilidad en la zona defensiva. A los continuos problemas en el lateral diestro con las ausencias de Emerson –Bartra, Aitor Ruibal, Martín Montoya y el brasileño ya han jugado en esa posición– se unen los cambios en la pareja de centrales, donde únicamente Bartra ha permanecido inalterable en las siete primeras jornadas. Mandi comenzó como indiscutible, pero su expulsión ante el Getafe lo dejó fuera de los partidos ante el Valencia y la Real Sociedad, en los que participó Sidnei, ausente el pasado sábado por lesión. Además, en el lateral izquierdo Álex Moreno también ha disputado los siete partidos como titular, aunque su rendimiento está lejos del esperado y Miranda puede tener en breve una oportunidad.

Más fijo es Guido Rodríguez en la medular, el único pivote posicional de la plantilla, pero ni su presencia está ayudando a Pellegrini a encontrar ese ansiado equilibrio.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios