Así juega el Madrid

Un difícil cambio de ciclo

  • El conjunto blanco presenta sus peores números ligueros en el siglo XXI tras el adiós de Cristiano

  • Las lesiones castigan aún más a Solari

Santiago Solari, durante el partido ante la Real. Santiago Solari, durante el partido ante la Real.

Santiago Solari, durante el partido ante la Real. / Kiko Huesca / Efe

Tras el abrupto adiós de Zinedine Zidane tras ganar la Liga de Campeones por tercera vez consecutiva, en el Real Madrid se vislumbraba un cambio de ciclo, una cuestión que se confirmó con el traspaso de Cristiano Ronaldo, quien durante nueve temporadas encabezó el proyecto blanco.

Lo que nadie esperaba es que esta nueva era tuviera un inicio tan complicado, con cambio de entrenador incluido en apenas unos meses. El nombramiento de Santiago Solari tras la destitución de Julen Lopetegui también se ha ubicado dentro de esa interinidad que parece guiar ahora a los dirigentes, más preocupados en proyectar el Madrid del futuro que en mejorar este presente tan gris del equipo.

El ascenso de Vinicius, duda para hoy por una gripe, o el reciente fichaje de Brahim, dos jóvenes con gran proyección pero todavía verdes en la élite, se enmarcan dentro de esa política deportiva que le está tocando manejar a Solari, un técnico sin experiencia en los banquillos de alto nivel hasta su ascenso al primer equipo merengue.

La inestabilidad se refleja en los números del Madrid en la Liga, en la que acumula sus peores cifras en el siglo XXI, con únicamente 30 puntos en las 18 primeras jornadas y con sólo 26 goles a favor, una cifra muy alejada de años anteriores. El descenso en el rendimiento de veteranos como Marcelo, Kroos o el propio Modric, o el mal momento de jugadores llamados a ocupar un rol importante, como Marco Asensio o Isco, profundizan en esa sensación de cambio de ciclo.

Sin balón

Si en el inicio de temporada con Lopetegui el Madrid trató de realizar una presión en campo rival, con Solari, sobre todo como visitante, los blancos tratan de mantener las líneas más juntas en un repliegue a medio campo, con el que trata de evitar los espacios para las transiciones rivales.Pese a todo, el Madrid está concediendo numerosas ocasiones, ante la debilidad que ofrece en la medular y también en el costado izquierdo, en el que Marcelo no atraviesa su mejor momento. Tampoco Casemiro ha alcanzado el nivel de años anteriores, a lo que ahora se suma la baja de Marcos Llorente, que se había asentado en el equipo como pivote defensivo.

Con balón

Ante las numerosas ausencias de jugadores ofensivos –Kroos, Marco Asensio, Bale o Lucas Vázquez–, Solari se ha encomendado a la experiencia de Modric y al descaro de Vinicius, toda vez que a Isco apenas le está concediendo oportunidades.

Dani Ceballos, ante la ausencia del lesionado Kroos, debería adquirir galones en la vuelta a casa para acompañar al croata, mientras que Benzema será la referencia en la vanguardia. El recién fichado Brahim también podría entrar en las rotaciones.

Lo mejor

La calidad de la plantilla pese a las bajas. El Madrid siempre puede resucitar por su alto nivel.

Lo peor

La imagen ofrecida en los últimos partidos, un equipo deslavazado y con problemas en las áreas.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios