Betis - Real Sociedad

Sí, un rival directo

  • El Betis de Pellegrini busca recuperar el liderato ante una Real Sociedad con aroma continental y que también puede auparse a la primera plaza

  • Emerson se cae a última hora junto a Juanmi y Guardado

Los jugadores béticos realizan el calentamiento. Los jugadores béticos realizan el calentamiento.

Los jugadores béticos realizan el calentamiento. / Juan Carlos Muñoz

Aunque en el Betis nadie se atreve a pronunciar con contundencia la palabra Europa, a nadie le escapa que al equipo verdiblanco se le exige este año acercarse a esas posiciones que dan acceso a las competiciones continentales. El esfuerzo de la entidad para retener a sus principales jugadores, a la espera de una revalorización en esta campaña, obliga a Manuel Pellegrini y los suyos a elevar el rendimiento como en este inicio de campaña, donde incluso hoy opta de nuevo al premio del liderato provisional, tras la derrota de ayer del Real Madrid ante el Cádiz. Y si el rival es esta Real Sociedad con sabor europeo –el jueves se estrena en la Liga Europa ante el Nápoles–, el duelo se considera directo, por más que Pellegrini prefiriera eludir ese término en su conferencia de prensa del viernes.

El inicio de temporada del Betis ha despertado de nuevo la ilusión, aunque el técnico insiste en la necesidad de mantener ese rendimiento en el tiempo. Esa falta de regularidad fue uno de los puntos débiles del cuadro verdiblanco en el pasado, de ahí que Pellegrini se centre en el presente, al más puro estilo Simeone, aunque su concepción del fútbol no sea similar a la del argentino.

Si la dolorosa derrota en Getafe resucitó fantasmas del pasado, la regañina del entrenador bético surtió efecto y su equipo reaccionó a lo grande para imponerse en Mestalla. Con ese buen sabor de boca llegaron los heliopolitanos a la primera pausa liguera por los compromisos de las selecciones y ahora la tarea será regresar a la competición con esa misma intensidad.

Precisamente, el tardío retorno de algunos internacionales como William Carvalho o Sanabria, que apenas han realizado dos entrenamientos con el grupo, alimenta las incógnitas en el posible once de Pellegrini. La vuelta de Claudio Bravo es segura, tras dejar atrás sus molestias en la rodilla, más dudas existen en el resto de líneas. Mandi, que vuelve tras cumplir sanción, y el propio William, que se quedó en el banquillo en Mestalla, apuntan de nuevo al equipo titular, aunque el técnico maneja otra alternativa, que pasaría por la permanencia de Tello, que rindió a gran nivel en su última actuación. No obstante, a última hora se han caído de la convocatoria Emerson, Guardado y Juanmi, los tres por problemas físicos, por lo que el chileno tendrá que retocar el costado derecho de la zaga, como ya pasó en el Coliseum de Getafe.

Claudio Bravo se ejercita con el equipo. Claudio Bravo se ejercita con el equipo.

Claudio Bravo se ejercita con el equipo. / Antonio Pizarro

Lo que sí ha transmitido Pellegrini a sus jugadores es que se debe mantener la intensidad y la verticalidad que ha ofrecido en este inicio de campaña. El Betis no se entretiene con la pelota con pases horizontales sino que busca superar líneas con rapidez para llegar con celeridad al área rival. Además, Pellegrini también ordena una presión alta sobre el rival, un aspecto que considera clave ante una Real Sociedad a la que le gusta iniciar el juego desde atrás.

No será un rival sencillo el equipo de Imanol Alguacil. Su buena temporada anterior, sobre todo en el periodo previo al confinamiento, lo hizo acreedor de una plaza europea y asentó las bases de un equipo que ha apostado por la juventud. Aunque mantiene cierta irregularidad en su rendimiento, el conjunto realista tiene un estilo definido y cuenta con una amplia nómina de jugadores de calidad en su zona ofensiva: Mikel Merino, Oyarzabal, Silva, Portu, Januzaj, William José, Isak... A esta variedad en la fase ofensiva ha sumado una mejora en sus registros defensivos en este inicio de campaña, pese a la salida de Diego Llorente y a la lesión de Zaldua, dos fijos el pasado ejercicio.

Pellegrini dialoga con Fernando. Pellegrini dialoga con Fernando.

Pellegrini dialoga con Fernando. / Juan Carlos Muñoz

Los últimos precedentes en el Benito Villamarín, pese a todo, favorecen los intereses béticos. Si el conjunto realista acumula cuatro encuentros sin marcar al Betis como visitante –tres en la Liga y uno en la Copa del Rey–, los verdiblancos han vencido en las dos últimas visitas donostiarras, 1-0 en la 18-19 con gol de Júnior y 3-0 la pasada campaña, con tantos de Borja Iglesias, Joaquín y Canales, en el que quizá fue el mejor encuentro bético con Rubi como entrenador.

Mucho ha cambiado el panorama desde entonces en la vida y en el fútbol, pero la Real se mantiene como un candidato firme a la zona europea mientras que el Betis quiere colarse este año como un aspirante a esos torneos continentales, por más que Pellegrini mantenga la cautela en su discurso. No quiere el técnico euforias desmedidas, pero hoy habrá un pulso por Europa en Heliópolis y con el liderato como premio provisional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios