Betis Los deberes para Rubi

  • El técnico insiste en la mejora de la faceta defensiva, una tarea pendiente de la pretemporada

  • El cambio de esquema requiere una adaptación de todo el equipo

Rubi, entre Nacho Gil y Jaume Torras. Rubi, entre Nacho Gil y Jaume Torras.

Rubi, entre Nacho Gil y Jaume Torras. / Miguel Ángel González

Mientras los dirigentes continúan trabajando en el capítulo de entradas y salidas, el entrenador del Betis, Joan Francesc Ferrer, Rubi, también acumula tareas pendientes en esta pretemporada. Casi un mes después de que el equipo verdiblanco comenzase el trabajo con el nuevo técnico, a los jugadores les está costando asimilar algunos de los conceptos del libreto del catalán, que, sobre todo, viene insistiendo en el apartado defensivo.

Aun con los atenuantes de la altitud a la que se disputó el encuentro o la mayor preparación del rival, el duelo ante el Club Puebla dejó incógnitas en el equipo heliopolitano. La fragilidad exhibida, sobre todo en la primera media hora, mostró esa falta de coordinación defensiva, tanto en la línea más retrasada como en la medular, que tampoco ayudó a cerrar los pasillos por los que entraron los rivales.

Desde que el miércoles por la tarde el Betis regresara al trabajo, Rubi ha hecho especial hincapié en la mejora de ese balance defensivo. La necesidad de que los laterales se cierren con los centrales es uno de los puntos que más repite el entrenador, que tiene el reto de mejorar los registros de la pasada temporada en cuanto a goles encajados.

El cambio de esquema, con el paso a una zaga de cuatro en vez de la de cinco que tanto empleó Quique Setién la pasada temporada, está generando ese desequilibrio que Rubi quiere corregir cuanto antes, comenzando por el amistoso de mañana ante el Raja de Casablanca.

"Pido paciencia a todo el mundo porque son partidos que no tienen la mayor importancia, sólo valen para ponernos a punto. Poco a poco se var a ir notando el cambio en el equipo. La defensa de cuatro es diferente, con cinco tienes un hombre más y con cuatro tienes que estar un poco más concentrado y las líneas deben estar un poco más juntas", comentó esta semana Antonio Barragán, uno de los veteranos del vestuario, que apuntó precisamente a ese apartado que está tratando de mejorar el técnico.

Bartra realiza un ejercicio en Jerez. Bartra realiza un ejercicio en Jerez.

Bartra realiza un ejercicio en Jerez. / Miguel Ángel González

En los tres entrenamientos realizados en Montecastillo, Rubi y sus ayudantes han mantenido especial cercanía con sus defensas, para transmitirles los conceptos que requiere cada momento del juego. La planificación de esta pretemporada reúne menos encuentros amistosos que la de los dos últimos años, de ahí que el trabajo en los entrenamientos sea aún más importante para asimilar lo que quiere el técnico de su equipo.

Si las miradas se han centrado, principalmente, en los zagueros, el cuerpo técnico también exige a los centrocampistas un mayor agrupamiento cuando el equipo pierde la pelota, con la intención de minimizar los espacios por los que los rivales pueden iniciar las transiciones. "Se entrena mucho, con ritmo e intensidad. Es una base importante para coger el concepto que tiene. Hay que trabajar muchas cosas, todavía estamos en pretemporada, aunque el protagonista principal continúa siendo el balón", expuso Joaquín, que apunta a esa exigencia del técnico con los jugadores de ataque para que ayuden a recuperar la pelota con celeridad.

Apenas acumula Rubi 29 días al frente de la plantilla verdiblanca y tiene un margen de dos semanas hasta el comienzo del campeonato para continuar adaptando al equipo a sus ideas. En los tres próximos encuentros de preparación –ante el Raja de Casablanca, la Unión Deportiva Las Palmas y el Deportivo–, el Betis deberá transmitir mejores sensaciones que en los últimos encuentro y eso pasa, principalmente, por mejorar el rendimiento defensivo, esa tarea pendiente de la pretemporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios