Real Betis Rubi y el reto de jugar sin balón

  • El entrenador insiste en la mejora de esa faceta que aparece como punto débil de su equipo en el inicio de la Liga

  • "Es un partido importantísimo", advierte

Rubi dialoga con Fekir antes de iniciar el entrenamiento. Rubi dialoga con Fekir antes de iniciar el entrenamiento.

Rubi dialoga con Fekir antes de iniciar el entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

Aunque la victoria ante el Leganés devolvió cierta tranquilidad al Betis, el cuerpo técnico que encabeza Rubi es consciente de que su equipo debe elevar el nivel exhibido hasta el momento. Y, sobre todo, el entrenador catalán está insistiendo en la mejora de su equipo cuando no tiene la pelota, esa faceta que se ha convertido hasta ahora en su punto débil y que ha provocado que los verdiblancos hayan encajado ocho goles en las tres primeras jornadas del campeonato.

"Hemos recibido más goles de los que nos gusta, creo que no va a volver a pasar eso de encajar tanto en dos partidos. Hemos trabajado con lo que había para corregir esa situaciones defensivas. A los internacionales se les ha explicado hoy lo que hemos trabajado estos días", comentó ayer el técnico, que ante el Leganés ya realizó retoques para que su equipo mejorase en ese aspecto.

A diferencia de las dos primeras jornadas, cuando tanto el Valladolid como el Barcelona acumularon más posesión de balón que el Betis –los pucelanos con un jugador más desde el inicio del encuentro–, ante el Leganés los verdiblancos sí dominaron esa faceta del juego de manera contundente (68,4%), aunque el conjunto pepinero sí hizo daño en el tiempo del que dispuso de la pelota.

Ante el Leganés, Rubi ubicó a su equipo con un 4-3-1-2 con el que Canales ya se posicionó por dentro para ayudar a Guardado y a William Carvalho, que ejerció como único pivote por delante de la zaga. La idea del técnico era la de minimizar los espacios interiores para evitar las transiciones rivales, un aspecto que se consiguió a medias.

Con la ausencia del mexicano, Rubi ha probado varias alternativas para sustituirlo, con Javi García y Kaptoum como opciones en la medular, e incluso la posibilidad de que Pedraza adelantase su posición en el campo, lo que provocaría el estreno de Álex Moreno.

Durante estas dos semanas de la pausa liguera, Rubi ha insistido a sus jugadores con ejercicios para mejorar el repliegue, a la vez que ha incidido en la necesidad de darle importancia a cualquier acción de juego, ya sea un saque de banda, un balón en largo o la defensa de un centro.

William Carvalho, en un momento del entrenamiento. William Carvalho, en un momento del entrenamiento.

William Carvalho, en un momento del entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

Otro aspecto que el técnico pretende mejorar es la presión tras pérdida. Ahí se hace fundamental el trabajo de los jugadores ofensivos, para lo que Rubi incluso realizó un aparte con Fekir, el atacante con menor responsabilidad defensiva pero a quien el técnico pretende mentalizar para que ocupe el sitio adecuado en el campo cuando el equipo pierda el balón.

No se fía Rubi del Getafe e incluso ayer advirtió del peligro de este visitante. "Ganarle es muy complicado. En los últimos 20 desplazamientos ha perdido cinco, cuatro con los grandes. De los mortales sólo ha perdido con la Real. Esto te pone en alerta", aseguró ayer el técnico verdiblanco, que destacó el valor que supondría un triunfo: "Es un partido importantísimo para mantener la ilusión de la gente, que la hemos recuperado tras vencer al Leganés y después del pinchazo de la primera jornada. No es decisivo, pero sí al corto plazo, por esa ilusión que queremos mantener. Luego vienen tres partidos en nada y si salimos fuertes de aquí los encararemos mejor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios